Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más 4.000 falleros sostienen la fiesta en Morvedre pese al bajón de censo por la covid

La cifra había llegado a uno de los niveles más altos pero, tras la pandemia, las comisiones han perdido a un total de 355 integrantes

La pandemia de la Covid-19 no solamente ha afectado a los sectores económicos relacionados con la fiesta fallera. Bien es cierto que indumentaristas, orfebres, pirotécnicos, músicos, floristas, hosteleros y demás profesionales relacionados con los festejos han vivido más de un año con una importante reducción de ingresos pero también las comisiones han sufrido con la crisis económica derivada de la sanitaria puesto que han visto reducido su número de integrantes desde que se cancelasen las Fallas del año 2020 y el futuro incierto que había por delante.

De este modo, según los datos oficiales proporcionados por la Federación Junta Fallera de Sagunt (FJFS), en este ejercicio 2021 hay un total de 4.103 personas censadas en las 30 comisiones de El Camp de Morvedre, lo que supone una reducción de 355 integrantes con respecto al año anterior. Así pues, en tan solo un ejercicio se ha vivido un descenso del 8,02% del censo oficial con respecto a 2020 cuando figuraban un total de 4.461 personas, una de las cifras de falleros más alta de los últimos años en la comarca. Y es que el censo fallero de El Camp de Morvedre había aumentado en 2020 con respecto a 2019, último año en el que se plantaron las fallas, un 2,71% dado que el total de falleros y falleras de El Camp de Morvedre de ese ejercicio fue de 4.343 mientras que el del año 2018 fue de 4.407 personas.

Sobre el total del censo de las comisiones falleras que forman la FJFS, este 2021, 3.004 son adultos mientras que los restantes 1.099 son infantiles. De este modo se puede observar que ha habido una reducción de ambos censos, puesto que en el año 2020 había un total de 3.226 personas en el censo adulto y 1.235 en el infantil por lo que, en este ejercicio tan raro que estamos viviendo, se ha vivido un descenso del 6,8% y del 11,01%, respectivamente. Si comparamos estos datos con los del último ejercicio completo realizado, el de 2019, podemos observar que en ese año el censo general estaba formado por 3.118 adultos y 1.225 infantiles.

Esta reducción, aunque en algunos sectores de la fiesta josefina se esperaba que fuese más pronunciada, se ha debido, en gran parte, a la incertidumbre provocada por la COVID-19 que ha hecho que algunos integrantes de las comisiones hayan decidido dejarlas debido a la imposibilidad de poder celebrar ningún acto durante más de un año. También es cierto que a muchas personas también les ha afectado esta crisis sanitaria en forma de ERTEs o pérdida de trabajo por lo que se ha hecho más complicado el poder seguir haciendo frente al coste de continuar siendo falleros.

Para evitar una salida importante de sus falleros y falleras, las comisiones de El Camp de Morvedre también han tomado medidas para evitar la disminución de sus censos, algunas de ellas con reducciones de las cuotas mensuales o, incluso, llegando a dejar de cobrar mensualidades puesto que los gastos de este ejercicio han sido mínimos. Esto también ha sido posible debido al superávit causado por la cancelación de las Fallas 2020 que, en la gran mayoría de las fallas de la comarca, supuso que muchos de los gastos a los que tenían que hacer frente, tales como orquestas, charangas, pirotecnia y demás, no se hayan hecho efectivos.

Ahora, con la celebración de las Fallas 2021, aunque de una forma diferente, este mes de septiembre, las comisiones de la FJFS esperan que, además de poder reactivarse los sectores económicos relacionados con la fiesta, también haya un pequeño empujón en los censos de las fallas de la comarca, algo que permitiría facilitar su continuidad para afrontar la celebración de las próximas Fallas en marzo de 2022 dado que, aunque se han producido algunas altas en los últimos meses, el ritmo es mucho menor que el vivido en ejercicios anteriores.

Compartir el artículo

stats