El BM Morvedre no se salió del guión esperado en su debut liguero, que llevó hasta el René Marigil al Rocasa (24-32). Las saguntinas no empezaron bien y pronto se vieron abajo en el marcador, pero no se rindieron y en la segunda mitad se mostraron más competitivas, aunque sin llegar a amenazar la victoria visitantes.

El técnico local, Vicent Sos, reconoce que «salimos muy flojitas. Les dejamos jugar a placer y este tipo de equipo enseguida marca la diferencia. En la segunda parte cambiamos la actitud y dimos otra cara, aunque ellas siguieron jugando muy tranquilas. Me quedo con la reacción del equipo».

Entre los aspectos positivos del encuentro cabe destacar la vuelta a las canchas de María Marín, que jugó los últimos minutos tras superar una grave lesión de rodilla, así como el ambiente en las gradas del Marigil, que alentó a las suyas en todo momento y también se acordó del pasado saguntino de Silvia Navarro, a quien despidió con una ovación.