Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pasión ciclista con nuevos retos

La emoción no faltó en la montaña ni en el homenaje a Antonio Casero

Los ganadores, en el podio, con organizadores de la prueba y autoridades de Gilet. | LEVANTE-EMV

El II Trofeo Camp de Morvedre «Memorial Antonio Casero» no defraudó y ofreció un auténtico espectáculo de ciclismo, sobre todo, en los picos del Oronet y El Garbí.

Varios alcaldes cortaron la cinta inaugural en Benifairó de les Valls. | LEVANTE-EMV

Una emocionante escapada originada en el Oronet dejó momentos de gran rivalidad e hizo vibrar a los numerosos espectadores que siguieron una prueba.

Más de 160 corredores de la categoría élite y sub-23 iniciaron la prueba en Benifairó de les Valls; si bien antes hubo un sencillo pero emotivo homenaje en memoria de Antonio Casero, un apasionado del ciclismo que protagonizó gestas como su victoria en Estivella en 1965 por delante del entonces campeón Moreno Torres, pero que acabó siendo conocido como el padre de Ángel y de Rafa, es decir, del ganador de la Vuelta a España del año 2001 y del que fuera medalla de plata en el Campeonato de España de ciclismo en ruta en 2003.

Tras este reconocimiento que recogió un hermano de Antonio de manos del propio Rafa Casero, como integrante de la organización de la prueba, el protagonismo ya fue para los ciclistas después de que los alcaldes de varios municipios cortasen la cinta inaugural junto al que en ese momento era el anfitrión, Antoni Sanfrancisco.

Primero, el pelotón se adentró por la Vall de Segó y luego ya partió hacia Albalat dels Tarongers, Torres Torres, Algar de Palància, Algímia d’ Alfara, Alfara de la Baronia, Estivella y Gilet, donde tenía meta en el Monasterio de Sant Esperit.

Con un trazado de 149 kilómetros, la prueba volvió a dar pruebas de la dureza del Garbí, por donde los escapados llegaron a ir de uno en uno.

Entre los corredores, había nacionales e internacionales, pero el triunfo fue para José David Martínez Alcaraz, el mismo que la semana anterior había vencido en Estivella durante la segunda etapa de la Volta a la provincia de Valencia y esta vez fue ovacionado en el podio junto al alcalde de Gilet, Salva Costa y el edil de Deportes.

Tras una jornada de emociones intensas un torneo que no solo aspira a consolidarse en 2022 sino ya se ha marcado todo un reto de cara al año que viene: Dar el salto a la categoría profesional. Así lo explicaba a Levante-EMV el impulsor y promotor de la recuperación de esta carrera tras 15 años de paréntesis, el exciclista profesional de Estivella, José Ramón Mateu. «Con trabajo, yo creo que también lograremos hace ese sueño realidad», decía.

Compartir el artículo

stats