Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Un foco diario de problemas»

Vecinos del Raval aprovechan la visita del alcalde para reclamar diversas mejoras en la zona

Parada frente a Renfe Parada que suscita críticas vecinales

La reubicación de la parada del autobús que hay frente a la estación de Renfe en Sagunt se ha convertido «en un foco diario de problemas», tanto para conductores como usuarios y peatones. Así lo expusieron vecinos del Raval al alcalde, Darío Moreno, aprovechando su reciente visita a la zona dentro de la iniciativa ‘Alcalde de Barrio’.

Además de reflejar los atascos que a menudo se producen en la rotonda cercana, mientras suben los usuarios al autobús, subrayaron que el espacio para esperar en la parada es escaso; algo ya de por sí ven problemático en tiempos donde se impone distancia social por la covid-19. Junto a ello, subrayan que, en contra de lo que ocurría en el lugar donde estaba anteriormente, en éste tampoco hay bancos ni sombrajes cercanos; una ausencia que, según denunció una mujer, ha llegado a provocar que algunas personas se hayan adentrado en el patio de una finca cercana para esperar allí, por mucho que ningún propietario les haya dado permiso para ello y «pese al riesgo del coronavirus».

El alcalde aseguró que se trataba de una experiencia piloto tras la puesta en marcha de una línea de autobús que enlaza el casco urbano y Renfe, además de buscar la mejorar la seguridad vial, al reducir los pasos de cebra a cruzar por quienes vienen en autobús desde el Port. No obstante, accedió a reevaluarlo, pues se le planteó tanto la posibilidad de volver a la ubicación anterior como la de mejorar el nuevo punto pero quitando plazas de aparcamiento en la acera cercana.

Además de demandarle más frecuencia de autobuses a València desde Sagunt y que trabaje para evitar que en algunas frecuencias haya pasajeros de pie, el encuentro abordó otras cuestiones de movilidad. En concreto, los problemas diarios que provoca la bidirecccional del carrer La Pau que va al cementerio; algo que el ayuntamiento había previsto solucionar con la urbanización que ya hace tiempo quedó a medias por problemas de la empresa que hacía las obras.

Las quejas por la suciedad de las aceras, setos y zonas situadas junto a contenedores fueron otros temas, así como la abundancia de cacas de perro, la tardanza en contestar a solicitudes de carga y descarga o en reparar trampillas rotas; cuestiones para las que el alcalde animó a utilizar la APP de incidencias, además de admitir la falta de Policía Local.

Compartir el artículo

stats