Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La SAG descarta que la deuda municipal de 4,5 millones lastrase sus servicios

El edil delegado afirma que unos cambios pondrán fin a este viejo problema

Sede de la SAG. | TORTAJADA

Sede de la SAG. | TORTAJADA

El reciente retraso del Ayuntamiento de Sagunt en abonar 4,5 millones a su empresa municipal, SAG, se ha empezado a subsanar sin que eso ha llegado a afectar a la prestación de servicios de la firma, tanto en la recogida de basura como en jardines o señalización. Así lo afirmó su gerente, Enrique Català, en un consejo de administración extraordinario celebrado esta semana para abordar una situación financiera que había encendido las alarmas de varios grupos de la oposición, pues Iniciativa Porteña, PP y Cs coincidieron en denunciar que esta deuda estaba «ahogando» a la compañía.

El gerente apuntó que esa «tensión financiera» apenas provocó un retraso en unos días en el pago a algunos proveedores. Además, según explicaron asistentes a la reunión, admitió que no llegó a avisar de ello a los miembros del consejo de administración; un último aspecto afeado desde la oposición que se acordó subsanar. «Aunque nunca se ha hecho, no hay problema en pasar la información financiera mensualmente, como se acordó», decía el edil de la SAG Roberto Rovira, mientras otras voces municipales consideraban que en este asunto había habido «fallos graves de comunicación, un uso partidista de la información y una falta de organización patente».

Desde el gobierno local se resalta que las palabras del gerente «acreditan que en ningún caso se ahogó» a la empresa SAG desde el consistorio. Y descartaron un intento premeditado de «asfixiarla», como llegó a afirmar la oposición. De hecho, Rovira asegura que esa «tensión de tesorería» en la SAG no tuvo nada que ver con que no se contrataran más refuerzos en verano o tras la DANA. «Si se hubiera considerado necesario, la gerencia lo hubiera alertado y el ayuntamiento habría buscado mecanismos para ordenarlo u dotarlo de presupuesto, dado que no entra en el servicio ordinario. Ahí no influyó esa deuda, ni el absentismo, que a día 20 de este mes era del 16,14% en toda la empresa por el personal de baja. Nada de porcentajes altos que algunos están diciendo sin ninguna base».

El edil delegado añadía que esa «tensión de tesorería» la conocían desde agosto, si bien «en la empresa sabíamos que se iba a resolver», decía, reconociendo que la cifra ahora era mayor a otros años, pero «agradeciendo el trabajo realizado por el edil de Hacienda, Javier Raro, para que todos los departamentos municipales implicados hicieran los pagos». Junto a ello, recalcó que «el año que viene esto que ya ha pasado en otras ocasiones, desde hace muchos años, ya no volverá a ocurrir porque la forma de trabajar entre el ayuntamiento y la SAG se ha cambiado, adaptándola a la Ley de Contratos». Además, destacó el músculo de la SAG para soportar ese impago «gracias a la gestión realizada en la última década», dijo en defensa del actual gerente; un aspecto en el que coincide todo el gobierno local pese a que PSOE y Compromís intentaran relevarle sin éxito con tal de ganar en eficacia y mejorar en comunicación, entre otros aspectos.

En el consejo también se abordaron las numerosas quejas vecinales sobre la suciedad en las calles de Sagunt, tanto antes como después de la reciente DANA, el mal estado de algunos contenedores o la falta de un mayor servicio de recogida en muy zonas concurridas en verano, ya fuera de basura o de reciclaje de plásticos. Para sorpresa de muchos, desde la SAG se negó haber constatado «un aumento significativo» de quejas por sus canales oficiales, pese a tener desde hace poco varias redes sociales y activarse la APP creada por el ayuntamiento para agilizar este tipo de comunicaciones. «Se oyen más quejas porque hay redes sociales», decía Rovira, si bien otras fuentes del gobierno local apuntan a que ese malestar ha crecido desde agosto.

Compartir el artículo

stats