Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La huelga de amarradores afecta al tráfico de buques y a la estiba en Sagunt

Los trabajadores, que van a mantener los paros, denuncian abuso laboral con jornadas sin descanso

Trabajadores en plena protesta

Trabajadores en plena protesta Levante-EMV

La huelga parcial realizada ayer y el viernes por los trabajadores de la empresa Amarradores del Puerto de Sagunto Cemesa- P&reyser, ha afectado al tráfico normal de buques y a las operaciones de la terminal de estiba, según apuntan desde CC OO.

Los trabajadores han hecho una valoración muy positiva de la huelga dado el seguimiento de la misma y la alta afectación que está ha acarreado en las maniobras del puerto con numerosos buques que han tenido modificar el horario de escalas de entrada y de salida, con unos servicios mínimos establecidos por la Delegación de Gobierno que garantizaban únicamente las emergencias y cuando se ponía en riesgo el funcionamiento de otros buques.

Francisco J. Martínez Guillén, responsable del Sector del Mar CC OO explica que el colectivo va a continuar con la huelga «hasta que se sienten a negociar los representantes de la empresa, con una predisposición real, y atendiendo a la buena fe de negociación». Desde el sindicato alertan de que si para el mes de octubre no existe solución al conflicto, convocarán nuevas jornadas de huelga que irán creciendo en intensidad.

Los trabajadores siguen denunciando sobre todo, «el abuso que se está realizando de la aplicación del R/D 1561/1995 sobre las jornadas especiales de trabajo, con su incumplimiento y uso fraudulento por el exceso de horario, y por el incumplimiento de las funciones desempeñadas con respecto a los pliegos particulares». Además, indican también, el uso de la vía judicial, para iniciar un conflicto colectivo y demandas individuales, además de la denuncia de los pliegos de condiciones particulares que establece la Autoridad Portuaria. «Es una huelga que viene a reivindicar una jornada laboral digna, ya que los amarradores están realizando más de 2.000 horas anuales, les llaman en cualquier momento, incluida en su jornada de descanso sin que se les compense ninguna de las horas realizadas».

Desde CC OO añaden que la empresa unilateralmente dejó de pagar las horas realizadas desde el año 2013, y actualmente, a pesar de que se firmara un acuerdo donde se indicaba que se iba a compensar, «continúa incumpliendo lo pactado». Así, denuncia que el servicio de amarre y desamarre «es un servicio técnico – náutico de tráfico interior de los puertos, que vienen desarrollándose en esta empresa con jornadas sin descanso para la plantilla de los amarradores, con una carga de trabajo insoportable, que además está desencadenando alta siniestralidad laboral, accidentes de trabajo y falta de seguridad por el agotamiento de la plantilla», afirman.

Compartir el artículo

stats