Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de interventor bloquea la actividad del Consell Agrari de Sagunt

La presidenta de la entidad admite que hay riesgo hasta de perder una subvención de 40.000 euros para limpiar las acequias de la playa de Almardà

Trabajadores del pan de empleo estival, en una imagen de archivo. | TORTAJADA

La falta de secretario-interventor en el Consell Local Agrari de Sagunt está bloqueando la puesta en marcha de todo tipo de proyectos e incluso amenaza con hacer perder una subvención de 40.000 euros y retrasar el pago facturas, según han confirmado a Levante-EMV desde esta entidad.

Después de que el pleno municipal rechazara en primavera la integración de este organismo en el ayuntamiento, la ausencia de interventor en el Consell Agrari llegó a poner en riesgo hasta el pago de nóminas, si bien la jefatura de personal del ayuntamiento decidió asumir estas tareas para no perjudicar a una plantilla entre la que se cuenta el personal técnico, administrativo y la guardia rural.

Sin embargo, desde hace dos meses, no ocurre lo mismo a la hora de encontrar un funcionario dispuesto a firmar y dar salida tanto a facturas como a contratos, como aseguraba a este diario la presidenta de la entidad, la socialista Ana María Quesada.

Según explicaba esta última, «durante un mes, hubo un administrativo del Consell Agrari que se ofreció a hacerlo pero, hace alrededor de dos meses, se dio cuenta de que la responsabilidad era demasiado grande para su formación y, por responsabilidad también hacia el Consell de que no tuviéramos ningún problema legal, decidió renunciar. Ese periodo se aprovechó para sacar adelante pago de facturas y algún contrato pequeño, pero ahora tenemos muchas cosas atascadas que no podemos sacar», dice en relación a numerosas obras pendientes de poner en marcha.

Entre ellas está una intervención muy esperada para la que ya se ha recibido una subvención de 40.000 euros, si bien el riesgo ahora es tener que devolverla a finales de este mes si antes no se contrata esta obra que permitirá limpiar y drenar unos tramos de las acequias del Rey y Gabau, que recogen las aguas pluviales de toda la costa de Almardà. «Está todo preparado para que se firme el contrato, como ocurre con otras muchas obras y servicios, pero sin interventor no podemos hacerlo», decía la presidenta de la entidad, admitiendo que «de pensarlo, no duerme» y que apuntando que «sigue buscando alternativas para que esto no ocurra».

Ni bolsas de trabajo

Quesada dejaba claro que la búsqueda de un secretario-interventor que atienda la gerencia del organismo «fue anterior a que el pleno descartara la integración», pero todo ha sido en vano. «De este tipo de profesionales no hay bolsas. Están trabajando todos. Además, el Consell Agrari es una entidad más pequeña, donde cobras menos y lo que gestionas es mucho más pequeño», afirma.

Aunque se exploró que el interventor del ayuntamiento pudiera desempeñar esa tarea, Quesada afirma que éste lo rechazó «alegando a que legalmente no puede ser Interventor del Consell e interventor de sus tareas en el Consell; algo que comprendo», decía. «Hay más funcionarios que podrían asumirlo, pero que quieran, no», añadía.

Ante esta falta de margen, se mostraba preocupada. «Los socialistas apostamos por integrar el Consell en el ayuntamiento pero, al rechazarlo el pleno, seguimos buscando interventor, pero nada. Hemos probado el plan B, plan C, plan D. Estamos tirando de imaginación. Si encontráramos a esa persona, estaría todo solucionado. Pero llega un momento en el que legalmente tendremos que parar, ya no podemos seguir. No es por falta de empeño, ni de presupuesto, que sí que tenemos. Nos falta interventor», decía al tiempo en que aprovechaba para «hacer un llamamiento a quien pueda estar interesado». «¡Ojalá tuviéramos a uno aunque fuera solo a media jornada!», agregaba recalcando que necesitan que sea funcionario «porque una persona contratada no tendría acceso a todas las bases de datos». Junto a ello, también quiso romper una lanza por el personal del Consell Agrari. «Si esta entidad funciona desde hace años es por sus trabajadores, que han estado soportando carencias importantes de personal. En mayo hicimos dos contratos de refuerzo a un ingeniero técnico y un administrativo que valoramos prolongar por sus buenos resultados», adelantaba.

Compartir el artículo

stats