El 23 de octubre de 2020 se cumplieron 80 años del fusilamiento de Lluís Ocaña Navarro, alcalde-presidente del Consell Municipal de Faura durante la Guerra Civil, pero la COVID-19 y la situación derivada de la pandemia marcó el acto de recuerdo que se organizó desde el Ayuntamiento, caracterizado por la emotividad y la intimidad, muy alejado de la celebración multitudinaria que merecía.

Hoy, un año después y con el descenso de las restricciones sanitarias, el Ayuntamiento ha organizado un homenaje para celebrar el 81 cumpleaños de su fusilamiento, el mismo día en el que va suceder y para trasladar sus restos al cementerio municipal, después de que la familia pudiera recuperarlas de la fundición 128 de Paterna. Se cierra así el círculo para uno de los protagonistas de la historia reciente de Faura.

Así, este sábado, 23 de octubre, Lluis Ocaña volverá a su pueblo para descansar donde le corresponde, recibiendo el digno entierro que no había podido tener. El acto empezará a las 16:00 horas, con una recepción institucional en el ayuntamiento, donde habrá disponible un libro de pésame porque todo el mundo pueda destinarle unas últimas palabras de recuerdo.

Posteriormente, la comitiva se trasladará al cementerio municipal, donde, a las 18:00 horas, tendrá lugar el entierro de este alcalde socialista y republicano, que murió para defender sus ideas y los derechos fundamentales, tal como recuerda la placa conmemorativa que el Ayuntamiento colocó en su honor en el Bosque Mediterráneo en 2011.

La recuperación de sus restos por parte de la familia ha podido materializarse gracias a sus esfuerzos incansables, a la Plataforma de Asociaciones de Familiares de Víctimas del Franquismo de las fosas comunes de Paterna, que ha colaborado en todo el proceso a lo largo de estos años, y al trabajo que está desarrollando el Departamento de Memoria Histórica de la Diputación de València, que ha promovido la apertura de fosas comunes y la devolución de restos a los familiares de los represaliados por el régimen franquista.

La plataforma continúa trabajando para que más familiares del Camp de Morvedre puedan recuperar a su seres queridos.