Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sagunt ultima una subida del IBI de unos 5 euros por recibo

El PP pide una rebaja

Vista de la avenida 9 d’Octubre del Port de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

El gobierno municipal de Sagunt ya cuenta con un dictamen favorable de la comisión de Hacienda para la modificación a la baja de los tipos de gravamen del impuesto de bienes inmuebles (IBI), que pasarán el próximo año del 0,42 % al 0,41 % el normal y del 0,55 % al 0,53 % en el caso de las propiedades de uso industrial y comercial cuyo valor catastral supera el millón de euros.

Esta rebaja, sin embargo, tiene trampa y encierra una subida de cerca de 300.000 euros en la recaudación de este impuesto respecto a 2021, ya que el próximo año se acabará de aplicar el conocido como ‘catastrazo’ que hace casi una década disparó los valores de los inmuebles en Sagunt, pero cuyos efectos no se notarán en toda su extensión hasta 2022.

Así y teniendo en cuenta que el padrón del IBI ronda los 60.000 recibos, la modificación de la ordenanza fiscal, que está previsto que se someta la próxima semana a la votación del pleno, supondrá un aumento medio de 5 euros.

Esos son al menos los planes ya avanzados del tripartito contra los que el PP ha lanzado la propuesta de rebajar el tipo de gravamen al mínimo del 0,4 % y al 0,47 % el incrementado, lo que supondría una reducción media del recibo de 5 euros y una recaudación de 600.000 euros menos que la prevista por el gobierno municipal para el año que viene. «No es momento de subir impuestos», lamenta el portavoz popular, Sergio Muniesa, que considera los planes de PSPV, Compromís y EU como «un castigo para las familias y las pequeñas empresas en la actual crisis».

El concejal del PP insiste en que «la situación obliga a ayudar a los ciudadanos, no a recaudar más, pero el tripartito que dirige Darío Moreno solo piensa en sus propias necesidades y prefiere incrementar la presión fiscal que recalcular los gastos».

Frente a los argumentos del tripartito en la comisión de Hacienda, que se basaron en que no todos los recibos subirán y los que lo hagan será muy moderadamente, Muniesa apunta que «con la actual crisis, da igual que el incremento sea de un euro o de 100 y, si les parece tan poco, que en vez de subir la recaudación en 300.000 euros, la bajen por esa misma cantidad».

El exalcalde insiste en que «PSPV, Compromís y EU ven al vecino como un cajero para llegar con la recaudación del IBI hasta casi los 16,5 millones de euros. No parece que esa política se acerque siquiera al lema que durante tanto tiempo han tratado de vender, porque, si lo primero son las personas, que se note y lo lleven a la práctica con una rebaja de la carga fiscal».

Compartir el artículo

stats