Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El barco de Greenpeace sigue retenido en el puerto de Sagunt

El capitán fue trasladado anoche a dependencias de la Guardia Civil

El barco de Greenpeace sigue retenido en el puerto de Sagunt

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El barco de Greenpeace sigue retenido en el puerto de Sagunt Mónica Arribas

El barco "Esperanza", de Greenpeace, sigue retenido en las instalaciones del puerto comercial de Sagunt, después de que ayer bloqueara durante más de 8 horas el muelle gasero e impidiera atracar un buque cargado de gas; una protesta que solo acabó cuando la Guardia Civil abordó el barco con una orden judicial.

Su capitán fue trasladado anoche a dependencias de la Guardia Civil y se espera que hoy pueda declarar ante el juez, como han explicado desde Greenpeace a preguntas de Levante-EMV, mientras desde la Benemérita solo se confirma que "hay abiertas diligencias policiales y judiciales".

Mientras tanto, los activistas permanecen en el buque sin poder salir, como han apuntado desde la organización.

La actuación de los agentes, que fue autorizada por un juez de Sagunt, se produjo después de varios avisos por radio de la Autoridad Portuaria y la Guardia Civil para que los activistas levaran anclas de la segunda dársena y dejaran de obstaculizar el paso al muelle situado junto a la regasificadora.

Poco antes de las 11 horas, el "Esperanza" impidió las maniobras de atraque del barco "Merchant", que decidió permanecer cerca de las instalaciones portuarias hasta el fin de la protesta, que se produjo al final sobre las 20 horas tras la intervención de la Benemérita.

La acción de Greenpeace tenía como objetivo exigir el fin de los combustibles fósiles y denunciar la dependencia de España del gas fósil.

El barco más grande de Greenpeace se ancló junto a la planta de regasificación de Enagás, mientras otros activistas en zodiacs desplegaban pancartas e incluso pintaron en un lado del buque el lema "NO + GAS", mientras un escalador se encaramó al ancla del barco para ejercer una resistencia pasiva, según informó la organización ecologista.

La protesta se realizó coincidiendo con el Consejo Europeo extraordinario que se celebraba en Luxemburgo, donde los ministros de Energía se reunían para tratar el impacto del aumento de los precios de la energía y las posibles soluciones.

Entre sus exigencias estaban el abordar la escalada de precios "desde la raíz" y que los gobiernos apliquen medidas urgentes para proteger a las personas vulnerables.

Compartir el artículo

stats