Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sagunt controlará las obras de Costas tras detectar «irregularidades»

El ayuntamiento mandará a agentes rurales y policía tras asegurar que el Ministerio se lleva arena, además de la grava «excedente» que anunció

La cribadora y montones preparados, en la costa de Corinto y Almardà, ayer. | LEVANTE-EMV

Las quejas vecinales sobre cómo se está llevando a cabo la extracción de gravas de las playas de Sagunt ha acabado llevando al ayuntamiento a anunciar «medidas de control y vigilancia» de los trabajos que está llevando a cabo el Ministerio para regenerar con este material el litoral de Almenara.

La medida se decidió ayer en la Comisión Especial de Playas de Sagunt, después de que ésta «hubiera constatado irregularidades» durante esa tareas, como apuntó en un comunicado el consistorio.

Como explicaba el alcalde de Sagunt, Darío Moreno, «hemos constatado que se están llevando arena, además de la piedra y de la grava. Además, también los camiones están pasando por zonas que no deberían, a unas velocidades que tampoco debería ser así», decía tras una comisión en la que participaron representantes de todos los partidos políticos y de la Asociación de Vecinos de Almardá, Corinto y Malvarrosa.

La regresión que sufren desde hace tiempo unas playas saguntinas que hace décadas eran de arena y ahora son de piedra hace que en la ciudad se vea con indignación que los trasvases de Costas incluyan la poca arena que se conserva, cuando además lo anunciado por Costas era que solo se llevaría la «grava excedente», es decir, la que han venido trayendo los temporales.

Por esto, ayer se acordó enviar un comunicado oficial a la Demarcación de Costas de Valencia «para que queden por escrito y registradas todas esas irregularidades que nosotros estamos detectando», apuntó el alcalde.

Además, se decidió que la Guardia Rural del Consell Agrari supervise los trabajos en la playa para verificar que el material llevado a Almenara cumple lo previsto en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de esas obras.

La Policía Local también vigilará que los camiones cumplen las limitaciones de velocidad, además de volver a insistir en que se debe buscar una ruta alternativa para ellos, ante el peligro de que se hunda el pequeño puente recientemente construido junto a la Finca de Penya.

Junto a ello, se pedirá al Laboratorio de la Costa de la Universidad Politécnica de Valencia un seguimiento de los cambios experimentados por el litoral tras extracción de piedras y la construcción de los espigones en Almenara que ya están muy avanzados.

«Se trata de que por parte de Costas, si se tienen que llevar a cabo esos trabajos de acuerdo al proyecto de Almenara, que se haga con un estricto cumplimiento de la legalidad y minimizando el impacto para nuestro municipio. Nosotros tenemos unas playas que ya se encuentran degradadas; si esa grava y piedra se retira tiene que ser para que nuestras playas queden en mejor estado de lo que estaban anteriormente. Y lamentablemente, lo que estamos viendo son determinadas irregularidades que nos hacen desconfiar con respecto a todo el procedimiento», ha afirmado el alcalde.

La secretaria de la asociación vecinal remarcó también la necesidad de un control sobre el horario en que comienzan los trabajos, pues aseguró que se están iniciando a las 6 de la madrugada, «pese a que hacen mucho ruido, lo cual es una tortura para quienes viven allí todo el año, porque eso no es solo una zona de veraneo», apuntaba a Levante-EMV. Además, destacó la preocupación de los residentes en la zona porque la magnitud de esta extracción «deje desprotegidas las viviendas de primera línea» en una franja «de unos 800 metros lineales, que es donde están actuando», decía.

Aún así, valoró positivamente el resultado de la comisión, «pues se ha visto voluntad de que haya un control por parte del ayuntamiento de todo lo que está pasando porque, aunque hasta hace poco solo se llevaban piedra, últimamente también se llevan la arena hasta una parcela de Almenara», aseguraba.

El teniente de alcalde de Almardà, Pepe Gil, también hizo una valoración positiva de los pasos acordados y los controles anunciados, si bien consideró que el consistorio «debería haber sido más diligente a la hora de prohibir el paso de camiones por el puente de la Finca de Penya por el riesgo a que colapse, como ya pedí antes del puente del 9 d’ Octubre en la junta de gobierno», decía el nacionalista que gobierna con ediles del PSOE y EU.

Por otro lado, vecinos de Corinto denunciaron ayer a este diario que la cribadora desplazada por Costas a este lugar «está constantemente sin funcionar».

Compartir el artículo

stats