Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desatascados dos planes urbanísticos en Sagunt adjudicados por 8,4 millones

El ayuntamiento resuelve esos contratos con Alser y se hará cargo de las obras del acceso sur al núcleo histórico

Vista de la zona en la que el Ayuntamiento de Sagunt ha asumido la condición de agente urbanizador. | DANIEL TORTAJADA

El pleno del Ayuntamiento de Sagunt desatascó ayer sendos planes urbanísticos adjudicados antes de la crisis inmobiliaria, concretamente en 2003 y 2008, por un total de 8,4 millones de euros. En ambos casos, las actuaciones fueron concedidas a la constructora Alser a través de sendos programas de actuación integrada (PAI) que ahora se han resuelto con los votos del tripartito (PSPV, Compromís y EU), Cs y Vox, y las abstenciones tanto de IP como del PP.

El más antiguo de estos planes afecta a la zona industrial en la zona de Bajo Vías que nunca se llegó a desarrollar, según explica el concejal de Urbanismo, Quico Fernández. Esta maniobra municipal, que incluye la incautación de la garantía de algo más de 200.000 euros, permitirá liberar este espacio de cerca de 45.000 m2 para quien esté interesado en su desarrollo, según añade el edil de Compromís.

El segundo caso, localizado en el PNN8 de acceso sur al núcleo histórico de Sagunt, es distinto, ya que el ayuntamiento resuelve el PAI y asume la condición de agente urbanizador, subordinándose los derechos y obligaciones del anterior. Fernández explica en palabras a Levante-EMV que «el proyecto de reparcelación y las obras que hay que ejecutar están claros, así que vamos a llevar adelante la actuación desde el ayuntamiento, porque también somos propietarios de varios terrenos». Otro de los argumentos para adoptar esta solución es «la trascendencia de su ubicación».

De hecho, el concejal de Urbanismo reconoce que ya hay una reserva de cerca de 2 millones de euros para contratar los trabajos, un dinero que se une a los más de 550.000 euros de la garantía que Alser depositó por este PAI. De las cinco parcelas resultantes de este plan urbanístico, cuatro tienen asignado un uso comercial y suman algo más de 28.500 m2, con una edificabilidad de casi 56.000 m2/t. Otro solar de más de 1.000 metros cuadrados tiene uso residencial, mientras que el espacio más próximo al cementerio municipal, de más de 21.500 m2, está reservado como zona verde.

Aunque en ambos casos la constructora hizo un intento baldío de última hora para evitar la resolución de los PAI, bajo el argumento de que está sometida a concurso de acreedores, en el PNN8 se sumó incluso con más énfasis la aseguradora que cubría la garantía. En cualquier caso, las alegaciones solo sirvieron para cambiar la forma en la que recuperar ese dinero, que no se ejecutará directamente por el incumplimiento de las obligaciones del adjudicatario, sino dentro de dos meses como penalización por haber superado con creces los plazos para realizar las obras.

Dejación de obligaciones

Y es que «la dejación de obligaciones del agente urbanizador a partir de una determinada fecha no tiene justificación más allá de un sencillo desinterés por el programa, calificable como conducta culposa», según se recoge en el expediente de planeamiento urbanístico al que ha tenido acceso este rotativo.

Quico Fernández, que adelanta que ya se tramita la resolución de otros programas anteriores a la crisis inmobiliaria, apunta que, en todos los casos, «se dejaron en espera y se ha requerido a los agentes urbanizadores a que los retomen, después de quedarse en stand by» tras el estallido de la burbuja del ladrillo. Sin embargo «hemos dado un margen más que suficiente y el ayuntamiento los está resolviendo, en uso de sus competencias y siguiendo los preceptos legales», añade.

Compartir el artículo

stats