Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zuvamesa reclama cerca de 2,7 millones a Sagunt por el agua

También recurre la ordenanza aprobada en 2020

Una vista de la planta de Zumos Valencianos del Mediterráneo en Parc Sagunt. | DRONESMORVEDRE

Los tribunales van a tener trabajo extra con las controversias que envuelven a Sagunt y su agua. Si Acuamed ya apeló a esta vía para reclamar los abonos comprometidos por el ayuntamiento con la desalinizadora en el polémico convenio firmado en 2007, Zumos Valencianos del Mediterráneo (Zuvamesa) también ha emprendido el camino judicial para dirimir sus disputas con el consistorio.

En el caso de la empresa instalada en Parc Sagunt, la reclamación es doble. Por una parte, exige la devolución de cerca de 2,7 millones de euros, que es lo que ha calculado que Aigües de Sagunt le ha cobrado de más durante los últimos años. Cabe recordar que Zuvamesa es el principal consumidor de la red municipal de agua. Según los datos de 2018, la empresa mixta suministró a la fábrica de zumos un total de 361.935 metros cúbicos, con la previsión de alcanzar los 445.000 m3. Muy por debajo se encuentran Oxígenos Sagunto (198.390 m3) y Pilkington (140.105 m3), que completan este podio de los principales clientes de Aigües de Sagunt, al menos hace tres años.

El delegado municipal de Aguas, Pepe Gil, apunta que «lo que defenderemos en el juicio es que no gravamos el agua según se trate de una empresa u otra, sino que a cualquier consumidor se le impone un precio en función de diferentes variables. En este caso -añade el concejal de Compromís en palabras a Levante-EMV-, según las tarifas que se aprobaron en 2017, que bajaban los precios en los tramos de menor consumo y gravaban más a los grandes consumidores, por cuestiones como la sostenibilidad ambiental».

El otro procedimiento que hará encontrarse en los tribunales al ayuntamiento y a Zuvamesa es la ordenanza aprobada por el consistorio en 2020, que entró en vigor este 2021. Recuerda Gil que esa modificación supuso una rebaja para los grandes consumidores de cerca del 16 % y entre un 5 % y un 6 % a los tramos más bajos, según se dijo en su momento para que el precio del agua no fuera un elemento disuasorio en la instalación de nuevas empresas.

Zuvamesa ya presentó alegaciones después de la aprobación inicial de esta ordenanza, con la reclamación de que «la tarifa aplicable al uso industrial sea inferior al de los particulares o subsidiariamente, igual».

Entre estos argumentos, que ahora se han trasladado al juzgado después de que los votos del tripartito y Vox los rechazaran en sede plenaria, también se encuentran que «el ayuntamiento desatiende la jurisprudencia existente e inaplica el régimen jurídico de la tarifa; omite las normas legales de protección medioambiental; no incentiva la implantación de nuevas industrias; no justifica la distribución de los costes de producción de agua; no atiende el principio de ‘quien contamina paga’; absorbe en el tramo industrial muchos más costes de producción que con los tramos inferiores; o incluye indebidamente las amortizaciones».

El pasado año no fue bueno tampoco para Zumos Valencianos del Mediterráneo (Zuvamesa). La empresa, que fue pionera en Parc Sagunt, cerró 2020 con un ligero retroceso en las ventas, 56,7 millones por los 59 millones del anterior ejercicio, aunque la principal diferencia estuvo en la cuenta de resultados, que el pasado año arrojó unas pérdidas de 1,2 millones de euros, mientras que el balance de 2019 fueron ganancias de 1,8 millones, según los números depositados por la empresa en el Registro Mercantil.

Otras cifras en la actividad de la planta, que, además de zumos, obtiene aceite esencial de la corteza de la naranja, así como alimento para animales también de la piel de los cítricos, son los cerca de 4,2 millones de euros que Zuvamesa dedicó a sus más de 100 empleados.

Por otra parte, la planta que opera desde Parc Sagunt se encuentra en la parte final del procedimiento para la modificación de su proyecto de actividad. Entre la documentación que acompaña este expediente, al que ha tenido acceso Levante-EMV, destaca la intención de ampliar las instalaciones con tres nuevas naves o la de reducir el periodo productivo desde los 312 a los 182 días.

La Generalitat da el visto bueno a estos cambios, siempre que Zuvamesa cuente con un informe de Aigües de Sagunt que garantice el suministro; determine si existen aguas que pudieran contribuir a la realización de alguna acción en beneficio del Marjal dels Moros e incorpore un control específico de emisiones, olores, ruidos, etcétera».

Compartir el artículo

stats