Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preacuerdo en Pilkington para evitar 'despidos traumáticos' en Sagunt

La comisión negociadora logra que la empresa renuncie a cerrar la línea de laminado

Una quema de neumáticos hoy, a la puerta de la fábrica.

La esperanza volvió ayer por la noche a los trabajadores de Pilkington en Sagunt. En la tercera jornada de huelga indefinida, tras dos semanas con paros de 12 horas, se logró un preacuerdo para mantener la actividad en toda la factoría, sin cerrar la línea de laminado y trasladar su producción a Italia, como estaba previsto.

Tras casi doce horas de negociación, se consensuó también el evitar ‘los despidos traumáticos’ en esta planta dedicada a fabricar vidrio para el automóvil. La medida debe ratificarse hoy en una asamblea, pero invita al optimismo en una planta que había anunciado 116 despidos «inminentes» y el cierre de una de sus dos líneas; una última medida que, según los sindicatos, condenaba a corto plazo al cierre de toda esta factoría creada al calor de la reconversión industrial y que da empleo a casi 400 personas.

La reunión había empezado con la intervención del máximo responsable de automóvil a nivel mundial en la multinacional, Rob Purcell, junto al equipo de dirección de Europa, todos por videoconferencia. Ya por la mañana se vio apertura por parte de la dirección, así que solo una pausa para comer hasta que el preacuerdo llegó sobre las 22 horas.

Compartir el artículo

stats