Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilkington retoma los 116 despidos tras el rechazo del preacuerdo

La dirección de la factoría admite su decepción y llama a negociar el ERE

Un momento de la concentración de hoy.

El rechazo de la plantilla de Pilkington al preacuerdo alcanzado este miércoles en la factoría de Sagunt y su apuesta por la continuidad de la huelga ya ha obtenido respuesta.

Horas después de conocerse la decisión de la asamblea de trabajadores, la dirección de la multinacional ha anunciado que retoma sus planes iniciales de despedir a 116 profesionles de la planta. De hecho, para este viernes ya ha convocado una reunión en València de la comisión negociadora del Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

En su comunicado, no se oculta "la decepción de la dirección del grupo" ante la decisión de la plantilla de rechazar el preacuerdo. Además,  insisten en que "la garantía de 3 años de continuidad de la línea de laminado, en el momento de mercado en que estamos, es una apuesta que ya superaba cualquier esfuerzo posible al respecto».

Después de que la planta ya la semana pasada empezase a sufrir problemas de stock, con la huelga de 12 horas, el grupo se mostraba firme: "la dirección asume la decepción y la pérdida de confianza por parte de los clientes, provocada por la discontinuidad de suministro de componentes, ya próxima y difícilmente evitable. En cuanto a los daños económicos derivados de las paradas de clientes, el grupo ha precisado que será la sociedad española la que deberá asumir los costes asociados», decía en relación la factoría de Sagunt.

Tras descartar la plantilla el preacuerdo alcanzado, la multinacional asegura no ver otras opciones: «Frente a la negativa por parte de los trabajadores a la solución propuesta, y acordada en sus líneas generales con el comité de empresa, no vemos ninguna otra opción que volver a proponer el proyecto inicial de la empresa, solución que creemos que puede garantizar una viabilidad para el horno de lunetas y las terceras elaboraciones. Por tanto, habiendo agotado la posibilidad de avance, además no podremos contar con los recursos inicialmente previstos, ya que los mismos serán necesarios, aunque no sabemos si suficientes, para P.A.E.S.A., para hacer frente a las pérdidas ocasionadas con motivo de la discontinuidad de suministro a clientes».

Ante esto, se ha convocado una nueva reunión de la comisión negociadora del ERE sin llegar a precisar el lugar "por motivos de seguridad" pero dejando claro que la negociación será sobre los criterios de afectación "de los 116 excedentes».

Desde la representación social, no obstante, ya han puesto en marcha para intentar reconducir la situación y evitar tanto el cierre de la línea de laminado como los 116 despidos.

Compartir el artículo

stats