Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sagunt refuerza su compromiso con el 25N

La «desafortunada» intervención del concejal de Vox durante el pleno fortalece el consenso del resto de grupos sobre la violencia contra las mujeres

Intervención del alcalde de Sagunt durante el pleno de ayer. | DANIEL TORTAJADA

El pleno de Sagunt tuvo ayer una de sus sesiones menos ordinarias, al celebrarse sin streaming ni público, por la mañana debido a la manifestación vespertina del 25N y suspenderse a mitad por el entierro de Candela Noverques. Algo que ya se ha convertido en triste tradición es el empeño de Vox en romper consensos en materias como la violencia contra la mujer, que en el orden del día de ayer contaba con cuatro propuestas, de las que PSPV, Compromís y PP acordaron un texto conjunto para unificar las suyas, y solo la ultraderecha se desmarcó.

Más allá del contenido de la declaración, que recogía los puntos fundamentales del documento avalado por las federaciones española y valenciana de municipios y provincias con una mención especial a María Soledad, vecina del Port de Sagunt que fue asesinada por su expareja hace unos meses, el debate se centró en la «desafortunada» intervención de Alejandro Vila, llena de «alusiones vejatorias» y «descalificaciones fuera de lugar», según replicaron desde el resto de grupos.

Y es que Vox, encargado de abrir el debate al ser el grupo con menos representación, se refirió al resto como «estafadores» y «sinvergüenzas» por una propuesta de declaración, que finalmente no fue la que se votó en el pleno, que acusaba a la ultraderecha de ridiculizar la violencia machista y las consecuencias que tiene tanto en las víctimas como en las familias, referencia que Vila consideró «repugnante, sucia y manipuladora».

Lejos de rebajarse al tono empleado por el edil de Vox, todos los grupos dieron certeras respuestas a sus palabras, desde Carolina Fuertes (IP), que lamentó «tener que seguir escuchando estas cosas en pleno siglo XXI», hasta Asun Moll (Compromís), que ejerció de emocionada ponente de la moción, pasando por Roberto Rovira, quien echó mano de algunos datos para evidenciar el «problema estructural» que supone la violencia machista.

Cambio de percepción

Por su parte, Sergio Muniesa (PP) defendió que las políticas sobre esta materia, criticadas también por Vila al referirse a ellas como «financiación de chiringuitos sin resultados», han permitido «cambiar la percepción de la sociedad sobre esta lacra» y «dar esperanza a las mujeres que no pueden salir de la situación en la que se encuentran». El portavoz popular también consideró «lamentable» la comparación de Vox entre las víctimas mortales de la violencia machista y los suicidios.

El alcalde y concejal de Igualdad, Darío Moreno, cerró el debate para afear a Vox las «cortinas de humo» que lanza para minimizar «este gran problema social», así como «las descalificaciones fuera de lugar. Su partido aporta como solución más policías y condenas más duras», añadió el socialista, quien replicó frente a estas recetas que no habría agentes suficientes y «en el caso que nos tocó más cerca con María Soledad -que el asesino se suicidó-, ¿de verdad cree que no hubiera ocurrido si la pena prevista hubiese sido cadena perpetua?».

Compartir el artículo

stats