Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Sagunt aboga por volver a pedir que se paren los espigones

Aboga por recurrir el auto, como ya ha exigido el presidente vecinal de Almardà

La Audiencia rechaza parar los espigones de Almenara como reclama Sagunt | LEVANTE-EMV

Los problemas en la salida de la gola de Quartell al mar se han intensificado con la lluvia de los últimos días, ya que el paso habilitado para permitir el tráfico de los camiones reduce la cantidad de caudal evacuado y esto ha provocado de nuevo la formación natural de una barrera de piedras en la parte del mar que dificulta aún más la salida del caudal; un viejo problema que Sagunt logró solucionar hace poco con unas turbinas que ahora son incapaces de evitarlo.

La Audiencia Nacional ha desoído la petición del Ayuntamiento de Sagunt y se ha negado a paralizar de manera cautelar las obras que está haciendo el Ministerio para proteger con espigones el litoral de La Llosa y Almenara, por más que Sagunt alegue que esto agravará la ya abultada erosión de sus playas.

Algo más de tres meses después de que el consistorio formulara su demanda, la sala ha acordado denegar esta solicitud «en relación a la resolución del secretario de estado de Medio Ambiente por la que se rechaza el requerimiento previo al recurso contencioso-administrativo formulado contra la resolución de 8 de septiembre de 2020 de la directora general de la Costa y el Mar por la que se aprueba definitivamente el proyecto constructivo que permita estabilizar el frente litoral en los términos municipales de la Llosa y Almenara».

Contra esta medida, cabe interponer un recurso de reposición en el plazo de 5 días desde la notificación, según el escrito oficial. La alcaldesa de Almenara, Estíbaliz Pérez hizo pública ayer en las redes sociales su «felicidad absoluta por este auto», recordando que «los espigones siguen adelante». «Se ha hecho justicia con el pueblo de Almenara», decía, aún puntualizando: «como siempre mi voluntad de ayudar a los pueblos vecinos en nuestra luchar para proteger nuestras costas».

El alcalde de Sagunt, Darío Moreno, aseguró luego a Levante-EMV no tener constancia oficial de este pronunciamiento y adelantó que «lo lógico» será presentar recurso. «Tendremos que valorar la resolución junto a los servicios jurídicos municipales y la empresa que nos asesora pero, desde el momento en que defendimos esta postura, lo lógico es defenderla hasta el final, por una cuestión de coherencia», apuntó a preguntas de este diario, pero sin entrar en más consideraciones.

El presidente de la asociación vecinal de las playas del norte de Sagunt, José Girona, no ocultaba su malestar y consideraba que «el auto demuestra que la justicia está politizada». Además, dejó claro que la entidad «exigirá al ayuntamiento que recurra, pues de no hacerlo sería algo que no entenderían nunca ni los residentes en la zona ni los usuarios de Almardà, Corinto y Malvarrosa», apuntaba. Junto a ello, decía esperar «que al final se haga justicia en este asunto, pues lo que están haciendo ahora mismo en nuestras playas para llevarse piedras a Almenara no tiene nombre. Detrás de una cosa mal, hacen otra», comentaba recordando que la entidad vecinal ya denunció «varias irregularidades» a la Fiscalía por el modo en que se están haciendo los trasvases.

Tras las numerosas quejas vecinales recibidas por este último motivo, el alcalde aseguró que el ayuntamiento «sigue atento» a esos trabajos «y notificando por escrito a Costas todo que no acabamos de ver claro para que rectifique y lo tenga en cuenta», decía tras haberle trasladado todo tipo de demandas, desde que criben las piedras y no se lleven arena a los daños ocasionados por el tránsito de camiones por un puente recién rehabilitado con riesgo de derrumbarse al no estar preparado para tanto peso.

Problemas en la gola

Una de las cuestiones que más preocupa en los últimos días es el paso provisional que se ha habilitado para que los camiones cargados de gravas puedan ir en dirección de Almenara por la vía más rápida, sin atravesar urbanizaciones ni un dar un amplio rodeo; es decir, cruzando por encima de la gola de Quartell, el canal que da salida a las aguas sobrantes del marjal protegido y a las pluviales de toda la playa de Almardà.

La razón, como ha venido informando este rotativo, es que las últimas lluvias han evidenciado el «grave problema» que se puede dar en este punto en caso de precipitaciones torrenciales, como ya alertó el teniente de alcalde de Almardà, Pepe Gil, tanto a este diario como a la Conselleria de Agricultura. «Con lo poco que ha llovido, ya se ha visto estos días que esto bloquea la salida del agua al mar», reconocía el alcalde, considerando que «igual se podía haber hecho la intervención, pero de una manera diferente pues estos días se ha comprobado que los tubos colocados para garantizar el paso del agua se quedan escasos de diámetro y, por tanto, no han sido dimensionados adecuadamente», decía.

Junto a esto añadía que ayer mismo ya se vio en esta zona que, justo en el lado del mar, se ha vuelto a producir una acumulación de piedras que bloquea aún más la salida de esas aguas. «Tras años de demandas, al final la conselleria puso unas turbinas que nos evitaban ese problema porque el agua salía con fuerza e impedía ese montículo pero ahora, con lo que han hecho, tenemos de nuevo ese talud, como ya hemos informado verbalmente a Costas y vamos a notificarle por escrito, pues el Consell Agrari está preparando un informe», apuntaba después de que las comunicaciones en persona con el Ministerio se rompieran al pedir Sagunt en los Tribunales la paralización de las obras de Almenara.

El presidente vecinal también aseguraba ver «inaudito» que se haya hecho algo así. «Si empieza a llover con fuerza, se va a inundar toda la zona de marjal. Será imposible circular por los caminos y veremos qué pasa con la granja que hay. Nosotros ya hemos pensado informar de esto también a la Fiscalía para que sepa lo que está pasando», apuntaba José Girona.

Compartir el artículo

stats