Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ultimátum a más de un millar de viviendas de Sagunt para conectarse a la red de agua

La Generalitat da unas semanas de plazo antes de abrir un expediente sancionador contra el ayuntamiento y los propietarios de las casas del núcleo de Almardà que se abastecen de pozos

Una vista de propiedades de Malvasur. Daniel Tortajada | DANIEL TORTAJADA

Un millar de viviendas del núcleo de Almardà tiene apenas unas semanas para conectarse a la red municipal de agua o la Generalitat abrirá un expediente sancionador tanto contra los propietarios de las casas afectadas como contra el Ayuntamiento de Sagunt. En un caso similar se encuentran 82 viviendas unifamiliares en la urbanización Monte Picaio, según se informó recientemente en el consejo de Aigües de Sagunt. «Sanidad es la que nos ha trasladado que estos dos sistemas de abastecimiento presentan problemas», explica el concejal de Aguas, Pepe Gil, a Levante-EMV.

Oficina de Aigües en el Port.

Sobre los chalés de la urbanización en el límite con el término municipal de Puçol, el edil de Compromís añade que «hay una sentencia que nos obliga a prestar los servicios urbanos, aunque los residentes tienen que hacerse cargo del 90 % del coste. Como la actuación ronda los 1,5 millones de euros, ellos mismos nos han pedido que esperemos un poco para ver cómo se puede solucionar», según precisa el edil de Compromís.

En el caso del núcleo de Almardà, las prisas de la Generalitat vienen por el exceso de nitratos que presenta el agua del pozo del que se abastecen, tanto el de Malvasur como el de Almardà, un problema que se arrastra desde hace muchos años. «Sanitat nos ha puesto una fecha tope -tres meses- y, si no lo solucionamos por las buenas, abrirá un expediente sancionador», señala Gil.

Esta conexión, según insiste el nacionalista, solo está pendiente de que los socios del pozo den su visto bueno al cambio de suministro. Este colectivo «no se ha reunido desde el inicio de la pandemia» y ese es el paso que todavía falta, ya que las infraestructuras están listas, según apunta el concejal de Aguas de Sagunt. «La conexión se podría hacer en dos o tres días, porque muchas viviendas ya están enchufadas a la red municipal y a otras apenas les faltan unos metros», explica Gil.

El edil señala que los propietarios de estas viviendas siempre se han mostrado reticentes a la hora de dar este paso, principalmente por la diferencia de la tarifa entre ambos suministros, algo que hasta la fecha se había combinado con que «la Generalitat no había hecho suficiente presión», apunta el concejal de Compromís.

Pozos de Almardà y Malvasur

Desde la asociación de vecinos de Almardà se apunta que «las tuberías todavía no llegan a algunas zonas, pero es verdad que hay casas que podrían conectarse a la red municipal y no lo hacen porque prefieren suministrarse de los pozos, aunque son conscientes de que el agua no es potable y presenta altos índices de salinidad».

Tras este ultimátum, que desde el ayuntamiento se ve con buenos ojos, estos propietarios ya no tienen más opción que darse de alta en Aigües de Sagunt si quieren evitar las multas.

Un 8,6 sobre 10. Ese es el resultado de la encuesta de satisfacción realizada por Aigües de Sagunt sobre los servicios prestados durante la pandemia entre casi 130 usuarios. En este cuestionario, realizado por vía telefónica entre las personas que acudieron a las oficinas de atención, cerca del 60 % de los participantes dio un sobresaliente a la empresa mixta, mientras que apenas un 3 % la suspendió.

En este trabajo, encargado a GAD3 por cerca de 1.750 euros, también se incluían entre las nueve preguntas formulas el nivel de satisfacción con el servicio recibido en las oficinas de atención al cliente tanto del núcleo histórico como del Port. Curiosamente, la primera obtuvo mejor puntuación (8,5) que la segunda (8,3), aunque para la de Sagunt supone la peor nota de las encuestas realizadas en 2015 (8,9), 2017 (9,8) y 2019 (9,3) y para el Port es la mejor, después de ser valorada en los años anteriores con 8,1 y 7,6.

En ambos centros, las puntuaciones más altas se las llevaron la capacidad del personal para resolver los problemas y las medidas anticovid, mientras que el tiempo de espera para ser atendidos estuvo entre los peor valorados por los usuarios. Otra curiosidad es que, mientras en Sagunt el trámite más demandado fue el pago de facturas, en el Port fue la alta, baja o cambio de titularidad del suministro.

Notable alto de Aigües de Sagunt en la encuesta de satisfacción

La empresa mixta recibe una nota de 8,6 sobre 10 por sus servicios durante la pandemia

Rafa Herrero. Sagunt

Compartir el artículo

stats