Los casi 1,6 millones de euros inyectados este mes por el Ministerio de Hacienda y Función Pública a los ayuntamientos del Camp de Morvedre han servido para completar la asignación anual por las entregas a cuenta en la participación comarcal en los tributos del Estado.

Estas transferencias deberían haber rozado los 20 millones de euros, según la estimación teórica que queda recogida en los presupuestos del presente ejercicio, pero al descontar tanto los reintegros al fondo, que responden a un exceso de financiación durante los años anteriores, como las compensaciones por deudas, que en el consistorio de Segart, por ejemplo, han restado 3.000 euros durante el último trimestre, la inyección real ha sido ligeramente superior a los 19,5 millones.

Cabe señalar que una vez que se produzca la liquidación definitiva de las cuentas estatales, se establecerá la asignación que le correspondería a cada municipio, en función de una serie de variables como la población, el esfuerzo fiscal, la capacidad tributaria y la recaudación de impuestos estatales, como el de actividades económicas. A partir de ahí se compensa la variación que, en el caso de resultar a devolver para las haciendas locales en cantidades considerables, como ocurrió en los años de la crisis inmobiliaria y financiera, el reintegro de esos fondos se divide entre varios ejercicios.

Medio millón de euros

Esta cuestión, que ha costado cerca de medio millón de euros durante este 2021 a los ayuntamientos de la comarca, supuso solo en diciembre cerca de 71.800 euros menos en la inyección estatal. Como referencia, en la última liquidación disponible de los presupuestos del Estado, que se remonta a 2019, se saldó con un balance favorable a los consistorios del Camp de Morvedre de algo más de 200.000 euros, según la información publicada por el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Debido a que este desfase se acentúa cuando más se desvían las previsiones presupuestarias respecto a los datos reales, la liquidación estatal de 2020 se espera con cierto temor a este respecto, debido al significativo impacto que tuvo la pandemia para la actividad económica durante el pasado ejercicio.

Ayudas para las certificaciones energéticas

La Diputació de València ha hecho público el reparto de las subvenciones contempladas en el programa Reacciona para la certificación energética de edificios municipales. En la comarca, este paquete de ayudas llega a Quart de les Valls, que recibe 1.881 euros para el ayuntamiento, el gimnasio y el aula de música; Benifairó de les Valls, donde los 985 euros de asignación se dedicarán a la casa consistorial; así como Benavites y Algar de Palància, con 627 euros para cada uno para las certificaciones energéticas del consultorio médico y el centro de salud, respectivamente. Además, Alfara de la Baronia había solicitado esta ayuda para el ayuntamiento, la Casa de la Dona y el museo etnológico, pero se ha quedado fuera por «la falta de declaración de la actualización de la ficha catastral y de la certificación de titularidad municipal».