Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las quejas sobre los trasvases desde Sagunt hasta Almenara llegan a Europa

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo examinará la solicitud de la asociación vecinal de Almardà para que investigue si las extracciones en la costa saguntina están amparadas por la Declaración de Impacto Ambiental (DIA)

Varias máquinas, retirando ayer gravas en las playas de Sagunt para llevarlas a Almenara. | DANIEL TORTAJADA

La junta directiva de la Asociación de Vecinos de las Playas de Almardà, Corinto y Malvarrosa lleva tiempo peleando a diferentes niveles por la mejora de la zona tanto en infraestructuras básicas como de servicios, la regeneración urgente del litoral y porque los trasvases que realiza Costas para recuperar Almenara tengan el menor impacto negativo. Tras promover desde reuniones con la delegada del Gobierno, Gloria Calero a charlas con el catedrático Vicent Esteban Chapapría y gestiones para que el ayuntamiento acabara presentando el contencioso contra las obras de los espigones de Almenara, sus acciones no se han quedado ahí. Sin embargo, eso no ha impedido que hayan sufrido voces a nivel interno que alertan de un «incumplimiento de estatutos desde 2018 respecto a que los cargos de representación se ejercerán un máximo de 4 años y podrán ser reelegidos hasta un máximo de 8 años».

Esta cuestión, a juicio, de los críticos no es menor y «deja a la asociación vecinal en una situación muy vulnerable, al poder ser impugnadas las decisiones que tome la directiva y puedan ser anuladas», aseguran considerando además que «la actual situación ‘irregular’ de la Junta solo puede llevar a una asociación autocrática y opaca».

Desde la directiva se insiste en que no se llegaron a celebrar su dos últimas asambleas generales «por la pandemia Covid-19»,y aunque los críticos recalcan que «en las convocatorias de 2018 y 2019 de la Asamblea General no se recoge la renovación de la directiva», el actual presidente incidía en que «entonces, nadie lo reclamó». «Se hizo una asamblea general el día 28 de agosto de 2019 y, ni en ella, ni desde entonces ningún asociado ha realizado una petición formal para convocar una nueva Asamblea Extraordinaria», dejaba claro la directiva en un escrito. Girona destacaba que «tampoco hubo demandas en esa línea en septiembre, ni antes ni después de que la junta convocara a todos los vecinos a la charla coloquio del profesor Chapapría», aseguraba mientras los críticos opinan que «en el mismo escenario se podía haber convocado la asamblea».

El presidente afirma no ver en peligro la legitimidad de la junta y niega que una intencionalidad en mantenerse en el cargo. Así, comunicaba que, en plena sexta ola y siguiendo criterios preventivos, la Junta «está a la espera de poder realizar una Asamblea General conforme establece el artículo 12 de los Estatutos durante el tercer trimestre de 2022, si las circunstancias lo permiten», decía pese a que los críticos animan a hacer esta convocatoria cuanto antes y lamentando que «se aireen estas cuestiones en prensa, pues no hay que perder de vista eso de ‘divide y vencerás’».

Los trasvases realizados por Costas desde las playas de Sagunt para regenerar la costa de Almenara van a tener eco a nivel europeo. La secretaría general del Parlamento Europeo ya ha confirmado a la asociación vecinal de Almardá, Corinto y Malvarrosa que ha recibido la documentación que le enviaron a mediados de diciembre y que la ha remitido a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo para que la examine. Ahora, le advierte que «el procedimiento de examen de una petición puede demorarse cierto tiempo» por «el elevado número de peticiones que el Parlamento Europeo recibe».

Aún así, el presidente vecinal José Girona cree que este paso «evidencia que iremos donde haga falta a exigir explicaciones de lo que Costas está haciendo en nuestras playas de una manera prepotente, sin ser transparente, ni dar explicaciones previas ni a los vecinos, ni a nuestro ayuntamiento, pues desde el primer momento tenía que habernos detallado lo que iba a hacer, y haber tenido en cuenta que en la zona vive gente todo el año a la hora de programar cómo se iba a ejecutar la obra».

El principal objetivo de la entidad vecinal al ir a Europa, según explica Girona, es descubrir si todos los trabajos de extracción realizados en los últimos meses se ajustan o no a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que se aprobó en su día para la regeneración de la costa de Almenara, tal y como llegaron a afirmar fuentes del Ministerio a Levante-EMV. Como aseguraba Girona: «Nosotros hemos revisado toda la documentación y ahí no dice nada de que los aportes se hagan desde las playas de Sagunt, habla de aportaciones de cantera. Esto mismo ya se lo planteamos a la Delegada del Gobierno, Gloria Calero, hace mes y medio; entonces, ella quedó en derivarlo todo a Costas y que sería desde allí donde nos responderían, pero seguimos sin contestación, ni ver claro que se estén llevando de aquí tantas piedras y, mucho menos, que durante semanas lo hicieran sin cribar la grava y llevándose arena».

De acuerdo con las informaciones recibidas por el consistorio, después de muchas insistencias ante Costas y una vez empezaron las obras, el ministerio lleva idea de extraer más de 75. 000 m3 de grava del norte de Sagunt para regenerar con ese material la primera línea de Almenara. Esa retirada, inicialmente, conectaba con las peticiones vecinales de Almardà de los últimos años debido a la gran cantidad de piedras acumuladas, con todas las dificultades que ello implicaba para entrar y salir a tomar el baño. De hecho, estas reivindicaciones vecinales y del consistorio hicieron que Costas actuara de emergencia en las playas del norte de Sagunt después de una reunión con la Delegada del Gobierno; aquella intervención se hizo lo más pronto que se pudo para retirar grava y reducir la pendiente del 15%, pues hubo que esperar a que finalizara la nidificación del chorlitejo, a principios de julio y eso también le granjeó a Costas duras críticas, sobre todo, por parte de la oposición municipal.

No obstante, las relaciones con Costas se congelaron a nivel municipal en cuanto el consistorio presentó un contencioso reclamando la paralización de las obras de regeneración de la costa de Almenara. Y ello, unido al modo en que se empezaron a ejecutar los trasvases, «con muchas prisas y poco miramiento», como resumían residentes en la zona, acabó provocando que la entidad vecinal iniciara una senda de acciones legales, con denuncias a la Fiscalía por posible delito ambiental, a la Guardia Civil y a la Policía Local, así como la queja a la Unión Europea. «En la ejecución de los trasvases se han hecho cosas mal. Encima, como no han hecho a la vez la regeneración de las playas de Sagunt y Almenara y no hay fecha para los trasvases de arena que nos prometieron, las nuestras las están dejando desprotegidas. Y sin una barrera de piedras ni de dunas, creemos que el agua nos va entrar en las casas», decía el presidente vecinal mientras desde la Delegación del Gobierno se seguía instando a confiar en los responsables del Ministerio y se recordaba que en Madrid se sigue tramitando el proyecto de remodelación de las playas del norte de Sagunt.

Compartir el artículo

stats