Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Sant Antoni especial en Sagunt que aspira a ser fiesta de interés turístico

La fiesta también animó Gilet y Benavites

19

Sant Antoni en el Camp de Morvedre.

La fiesta de Sant Antoni regresó al Camp de Morvedre en una edición reducida y marcada por las medidas anti-covid, pero que coincide con los trámites impulsados desde el Ayuntamiento de Sagunt para lograr la declaración de fiesta de interés turístico.

En Sagunt, la quema de la hoguera de la Plaza Mayor se hizo por primera vez con acceso controlado mediante tickets, aforo limitado a 500 personas y un correfoc diferente de la Diabòlica de Morvedre, adaptado a la pandemia, con muchos menos participantes de lo habitual y fuego estático. «Apenas hubo de 15 a 20 personas que se quedaron sin poder pasar aunque lo comprendieron perfectamente, según me han explicado desde la asociación que impulsaba la hoguera, Amics del Cavall. Muchos buscaron alternativas, como los balcones o las escaleras de acceso a iglesia de Santa María. Fue todo perfecto», resumía a Levante-EMV la edil de Fiestas, Asun Moll, destacando que no faltaron carteles recordando las medidas de seguridad y prohibición tanto de fumar como de beber y comer en la plaza.

En el Port de Sagunt, la bendición de animales organizada por la asociación Hoguera de San Antón se vio afectada por un imprevisto y acabó reuniendo apenas a una treintena de personas en el cine de verano de la iglesia de Begoña, mediante un circuito con una única entrada y salida. La razón fue que la baja por covid del sacerdote que iba oficiarla obligó a demorar el inicio del acto unos 60 minutos mientras llegaba otro cura para sustituirle. «La pandemia ya se notó muchísimo en la reducción de afluencia y el retraso vino a complicarlo todo aún más. Esperemos que el año que viene ya vaya todo mejor», explicaba a este diario Vicent López, el presidente de la cofradía de la virgen de Begoña, que siempre colabora con Hogueras de San Antón en este acto.

En Gilet, el mercado artesanal, la bendición de animales, los toros con carretones para los pequeños y la hoguera mantuvieron viva la fiesta en un fin de semana frío pero «donde imperó el buen ambiente y las medidas sanitarias se cumplieron sin problemas», como confirmaba a este diario el edil Carles Catalunya.

También en Benavites la prevención de la covid marcó los actos, que incluyeron desde ‘xocolatà’ a bendición de animales y una hoguera, pero todo sin incidentes, como aseguró a este rotativo su alcalde, Carlos Gil.

Compartir el artículo

stats