Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo centro cultural a prueba de contagios

La instalación de Alfara de la Baronia permite abrir todo el escenario para permitir la ventilación y colocar los asientos en el exterior del recinto.

15

Los concejales frente al gran escenario, que da a la plaza. Daniel Tortajada

El diseño y la funcionalidad se han cuidado al milímetro en el Centro Cultural que Alfara de la Baronia inaugurará próximamente; un lugar que ofrece el perfecto auditorio «para tiempos de covid-19» al incluir la total apertura al exterior del escenario.

Esto garantiza no solo bonitas vistas sino también una perfecta ventilación cuando el público está en su interior, es decir, lo más preciado ahora para evitar contagios. Pero, además, esta apertura lo hace más polivalente y práctico pues, como la parte trasera del auditorio da a un parque, se pueden colocar las sillas en este último y aprovechar igualmente el escenario.

«Esto nos permite usarlo también en verano, con la gente sentada al aire libre en la misma plaza donde está el colegio», explicaba a Levante-EMV el alcalde, Carlos Herrera, alabando el diseño del edificio. « Nos pasaron diferentes l propuestas pero nos decidimos por ésta porque era diferente en casi todo y permite poder hacer actos en verano tanto dentro como fuera», añadía.

El edificio ha sido diseñado por la doctora en Arquitectura Sandra Morro, del Estudio de Arquitectura Ánima de Segorbe . «Está inspirado en el de Niemeyer para el auditorio de Avilés, pero en económico. Está todo muy pensado para poder darle muchos usos y con poco mantenimiento, desde la fachada hasta el modo de compartimentarlo, con un auditorio interior de casi 100m2 de escenario y de 190 plazas, camerinos, almacenes y un hall de entrada para actos pequeños. De hecho, usar menos espacio siempre permitirá reducir los gastos de limpieza; algo importante en un ayuntamiento de un pueblo con recursos limitados», apuntaba la arquitecta a este rotativo.

El nuevo centro cultural, de 500 m2 se ubica junto a las escuelas y la piscina, en la nueva zona de expansión. Además, su salón multiusos ofrece otras sorpresas, como una pantalla de cine entre sus telones que se puede gastar desde dentro o desde fuera.

Además, hay mesas para hacer talleres pero apilables si se quiere convertir el lugar en una sala de baile. «Está todo pensado para poder dar mucho juego al espacio, siempre de acuerdo al estilo de vida del pueblo y teniendo en cuenta sus distintas necesidades», apuntaba la arquitecta.

Por ahora, la apertura sigue sin fecha pues estaba prevista para diciembre, pero la incidencia de contagios por covid-19 hizo optar por esperar «a que la situación se normalice», afirma el alcalde.

El inmueble, en cualquier caso, permitirá desplegar el ingenio y ampliar una programación «que se veía limitada por la falta de un local», añadía el primer edil tras recordar que el proyecto se aprobó en 2018 y ha tardado casi cuatro años, con un ritmo marcado por las subvenciones recibidas, sobre todo de la diputación hasta dar forma a este singular Centro Cultural.

Compartir el artículo

stats