Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sagunt ya tiene plan antitormentas

El protocolo de actuación recoge medidas preventivas, mejoras y la respuesta de cada departamento a las situaciones de emergencia

Confluencias de las avenidas Camp de Morvedre y Mediterráneo del Port de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Los cinco departamentos implicados en la prevención y la respuesta a las emergencias por precipitaciones intensas y temporales marítimos disponen al fin de un protocolo de actuación para definir sus responsabilidades en caso de intensas lluvias. Este consenso unánime da cumplimiento a un acuerdo plenario adoptado en pasado mes de septiembre, unas semanas después de las últimas inundaciones que sufrió especialmente la zona de la playa del Port de Sagunt.

El documento al que ayer se dio luz verde actualiza el elaborado hace unos años desde la delegación de Mantenimiento, al que se incorporan las aportaciones de Alcaldía, Aigües de Sagunt, Consell Agrari, Movilidad Urbana y Policía Local para definir con claridad las tareas que se requiere en cada departamento tanto de forma preventiva como en el momento que se declaran las preemergencias y las emergencias. Además y para limitar el riesgo que presentan 40 puntos del término municipal, este protocolo contempla posibles mejoras para minimizar los efectos de las lluvias intensas.

A este respecto, el documento señala cinco puntos «muy críticos», tal y como adelantó ayer Levante-EMV, mientras que una docena se encuentra en el nivel de riesgo alto. Ahí está la zona de la calle Periodista Azzati en su tramo entre Alcalá Galiano y la avenida Camp de Morvedre del Port de Sagunt, donde, más allá de resolver las obstrucciones de las rejillas, limitar el tráfico y revisar el estado tanto de las conducciones como de los colectores, el texto reconoce que «no es posible mitigar el problema mediante mejoras en la urbanización» de estas calles, únicamente se podría hacer algo «en el entorno del centro sanitario» colindante.

Zonas críticas

Varias de las zonas críticas frente a inundaciones se encuentran en caminos rurales y polígonos industriales, aunque también hay otros espacios urbanos en las que se pueden ver afectadas viviendas particulares. Ese es el caso de la rotonda entre la calle Palmereta y la avenida 3 de Abril, donde la solución que se plantea en el protocolo es la prolongación de la red de pluviales.

Esta lista «no está cerrada», según admite el concejal de Mantenimiento, Pepe Gil, ya que la intención es ir incorporando otras zonas en las que se detecten problemas o eliminar los puntos en los que las actuaciones propuestas se ejecuten y solucionen las acumulaciones de agua. Así pasó con el colegio Pinaeta de Baladre, que en el documento original de 2017 aparecía y en esta actualización se ha eliminado tras las obras ejecutadas en el centro.

Las otras categorías de «criticidad» que presenta el protocolo son media y baja. En el primero de estos grupos se encuentran puntos como la calle Ramón y Cajal; el acceso a los campos de fútbol del Atlético Saguntino y el FB Sagunto; los núcleos diseminados en las montañas; así como varias calles de Almardà, como Tamarindos o Felisa Longas.

Fuera de la ley

Otra circunstancia añadida al acuerdo plenario adoptado ayer es que el Ayuntamiento de Sagunt cumple al fin con la Ley 13/2010 de Protección Civil y Gestión de Emergencias de la Generalitat, que, entre otras cosas, obliga a los ayuntamientos a elaborar un plan de respuesta a fenómenos meteorológicos.

Compartir el artículo

stats