Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La captura para el control de las palomas vuelve a generar suspicacias en Sagunt

Vecinos de la ciudad temen por las crías, pero el edil de Sanidad insta a no creer bulos y recalca que la intención es confirmar el buen estado sanitario

Un polluelo, ayer, en el Port de Sagunt. | LEVANTE-EMV

La nueva captura para el control urbano de palomas en Sagunt ha vuelto a generar suspicacias entre algunos vecinos respecto al objetivo que persigue esta campaña del ayuntamiento y las posibles repercusiones que pueda tener.

Los temores se han dado en sectores animalistas del Port de Sagunt tras comprobar que la información que les daban los operarios encargados de estas tareas «dista mucho de lo que contó el concejal de Sanidad en el periódico», contaban a Levante-EMV en relación a las explicaciones dadas en su día por el edil Javier Timón.

Este último insistía, no obstante, en que «la intención es confirmar el buen estado sanitario de las palomas» y negaba que se vaya a sacrificar a los ejemplares capturados. «La empresa que hemos contratado les hace un chequeo para comprobar su estado. En caso de que estén enfermas, las trata, pero luego se vuelven a liberar todas en la ciudad, a excepción de las que no se puedan curar, que se dejan en un centro de recuperación pero sin mezclarlas con el resto».

Timón recalcaba a este diario que «la información real sobre esta campaña la tenemos en el ayuntamiento y la tienen los responsables de la empresa que hace los tratamientos, pero no los operarios que hacen las capturas». Por ello, instaba a quien quiera información «a dirigirse a este departamento municipal y no a fiarse de un empleado que, en realidad, no tiene porqué conocer con precisión qué hace su empresa en cada población, porque ésta trabaja en muchos sitios y no todos los ayuntamientos hacen lo mismo».

«Polémicas estériles»

El edil también dejaba claro que «todos los años se van a hacer capturas de palomas para controlar su población y estado sanitario. Es algo a lo que la gente se debe ir acostumbrando». Así, veía «estéril» que haya polémicas anuales por este asunto. «Esto no favorece a nada. Solo a crispar y crear bandos de quienes están a favor y nos felicitan por implantar este control sanitario, y quienes se empeñan en ver problemas que no hay», afirmaba.

Ante los temores de algunos vecinos «porque la captura de palomas pueda poner en peligro a algunas crías», Timón se preguntaba «qué criterios científicos tienen para sustentar que estas capturas favorezcan la mortalidad de los polluelos». «Detrás de eso solo puede haber ganas de crear polémica», añadía.

«Quienes están preocupados por las palomas mejor harían si colaboraran en no alimentarlas en la vía pública», decía recordando que esto está prohibido «pero se sigue haciendo». «Si persisten, al final tendremos que poner multas», aseguraba remarcando que el ayuntamiento «ya las alimenta suficientemente con pienso esterilizante en época de cría».

Compartir el artículo

stats