Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘urbanismo táctico’ empieza con mal pie

El edil de Movilidad defiende la mejora para conductores, ciclistas y peatones

Vecinos de Almardà, en la avenida Italia, tras la intervención. | DANI TORTAJADA

El «urbanismo táctico» no ha empezado con buen pie en la playa de Almardà. Aunque el Ayuntamiento de Sagunt lo impulsó en un tramo para pacificar la circulación y mejorar el paso de peatones y bicis, vecinos de la zona denuncian varias caídas tras una reordenación del espacio que se quiere extender a otras zonas de la ciudad y que sigue el modelo ya aplicado en grandes urbes como Barcelona y València: Ganar terreno a los vehículos sin necesidad de hacer obras, como se ha hecho en la plaza del ayuntamiento del ‘Cap i Casal’.

En el caso de Almardà, los más críticos son residentes en la avenida de Italia, donde se ha eliminado un carril para el tráfico rodado, se ha dejado otro para bicicletas, otro más para aparcar, así como dos aceras.

«Han hecho un ‘empastre’. Es todo estrecho, incluido el carril bici, teniendo en cuenta toda la gente que pasa en verano», resumía a Levante-EMV una vecina, Rosa María, considerando que «lo peor es que todo esto no hacía falta en esta avenida. Hay otras cosas más necesarias».

Junto a ello resaltaba que ya ha habido varias caídas de personas que resbalan en los nuevos elementos colocados en la calzada para separar el recién estrenado carril bici de una zona de aparcamiento situada justo al lado, lo que obliga también a los conductores a ir con precaución al abrir la puerta para no golpear a ningún ciclista.

Residentes en la avenida de Italia criticaban también la reducción de plazas de aparcamiento y «que se deba invadir un carril peatonal cuando vas a entrar con coche a la avenida Muntanyars». Además, afirman que la medida les cogió por sorpresa. De hecho, como asegura el presidente de la asociación de vecinos de Almardà, Corinto y Malvarrosa, Pepe Girona, desde esta entidad «solo se había pedido al ayuntamiento la prolongación de la ciclovía del Camí dels Assagadors hasta la curva que da inicio a la avenida de Italia». «El tramo que va desde allí a la rotonda de La Palmera ni lo nombramos. Si se tenía que hacer algo allí, lo mínimo es hacer una consulta para que hubiese participación ciudadana, cosa que no se hizo», afirmaba el presidente vecinal, aún reconociendo lo que destacan desde el consistorio: Que el gobierno local sí les presentó el proyecto antes de ejecutarlo y la misma asociación lo pudo difundir en su página de Facebook.

Petición «documentada»

El edil de Movilidad Urbana, Javier Raro, subrayaba de hecho que la intervención «partió de una petición de la asociación de vecinos, documentada» y recordaba que dirigentes de ésta «vieron la memoria valorada, la compartieron en Facebook antes que nadie. Y no dijeron nada en contra». En este sentido apuntaba que, respecto a esa memoria, «lo único que se cambió fue el sentido de circulación, porque técnicamente se consideró que el sentido norte-sur era mejor», de modo que el carril que se ha mantenido permite ir desde Almardà a Canet.

Junto a ello aseguraba que «si se ha quitado algún aparcamiento ha sido por reubicación de contenedores, no por la intervención» y era partidario de «dar un tiempo» para valorar el resultado, considerando que «ir en bici y andar por allí está muy bien ahora».

Aún así, el presidente de la asociación vecinal, José Girona, ha querido destacar que desde la entidad vecinal sí comunicaron al ayuntamiento su disconformidad con el proyecto. "Hablé con el teniente de alcalde de Almardà, Pepe Gil, y luego incluso fui al despacho de Movilidad a hablar con la técnica del departamento, pero me dijo que se había decidido ya y que se iba a hacer así".

Compartir el artículo

stats