El compromiso con la sostenibilidad es para el Ayuntamiento de Sagunt y para Aigües de Sagunt un aspecto ineludible. Conscientes de que el cambio climático constituye uno de los mayores desafíos de nuestros tiempos, la voluntad de conseguir un planeta más sostenible obliga a trabajar activamente para proteger el medioambiente, y concienciar y sensibilizar a la ciudadanía de la necesidad de unirse a la acción contra el cambio climático. 

Por ello, desde el Ayuntamiento de Sagunt han realizado un llamamiento a su ciudadanía para, por ejemplo, rebajar el uso del papel, a través de la gestión del ciclo del agua. ¿Cómo? A través de la factura electrónica, que permite pasar todos los datos correspondientes en archivos digitales.

La reducción del uso del papel supone una considerable rebaja del impacto medioambiental. Gestos como la utilización de la factura electrónica, evitar imprimirla y enviarla a los hogares reducen las emisiones contaminantes de CO2 derivados de estos procesos.

Implicados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, Aigües de Sagunt tiene como marco de acción la Agenda 2030 y pasarse a la factura electrónica ayuda en el cumplimiento de estos: Objetivo 11: Ciudades y comunidades sostenibles; Objetivo 12: Producción y consumo responsable; y Objetivo 13: Acción por el Clima.

Ventajas de la factura electrónica

La factura electrónica presenta de cara a la ciudadanía una serie de ventajas respecto a la factura en papel que la convierten en más atractiva. Así, es más responsable con el medio ambiente, puesto que al reducirse el consumo de papel, se está ayudando a preservar nuestro planeta. Asimismo, al enviarla mediante correo electrónico se evitan toneladas de CO2 a la atmósfera que se producen en el transporte a cada uno de los hogares.

Aigües de Sagunt anima a la ciudadanía a pasarse a la factura electrónica. ED

La factura electrónica es más cómoda, ya que no se acumula papel. El cliente puede acceder a sus facturas cuando y como quiera y almacenarlas en su dispositivo.

A su vez, es más segura: sólo el cliente recibe las facturas y puede acceder con sus claves al área de cliente. La factura digital tiene la misma validez que la factura en papel, y además se dispone siempre de ellas a través del teléfono móvil personal de cada usuario o usuaria.

Y a todo ello, se suma que la factura electrónica no tiene coste adicional. Es decir, es gratuita. Además, en cualquier momento, el cliente, si lo llegara a necesitar por cualquier motivo, puede volver a solicitar su factura en papel.