Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un problema burocrático dispara las pérdidas en el marjal

No descartan acudir a los tribunales

Vista de la gola taponada ayer, con arena y grava del temporal. | LEVANTE-EMV

La indefinición sobre quién debe gestionar los niveles de agua que llegan a la gola de Quartell y en concreto la puesta en marcha de la turbina para que ésta desagüe en el mar, ha vuelto a enervar a los agricultores del marjal de Almardà, que de nuevo, sufren la inundación de sus tierras a pocos días para la plantación.

Aunque los agricultores llevan varios días poniendo en marcha sus motores para achicar agua e iniciar la temporada, «de nada sirve si la turbina de la gola no está en funcionamiento, porque el agua se frena con el dique de arena y grava que se forma en la desembocadura y solo la fuerza de la turbina puede permitir que esta salga al mar».

Además del retraso en la puesta a punto de sus tierras desde el jueves, día en el que ya solicitaron que se pusiera en marcha la instalación, las pérdidas ya empiezan a pesar. «De momento, y antes de comenzar, ya tenemos una pérdidas de 8.000 euros, que es lo que nos cuesta el gasóleo para los motores de achique, 6.000 litros hemos gastado», explicaba el vicepresidente de la partida del Realenc, Vicente Cueco.

«Nos dijeron que esta nueva gola iba a ser la solución a nuestros problemas de inundaciones y de nada sirve si no ponen en marcha la turbina. La verdad es que no sé a qué esperan si estamos ya en alerta amarilla. Una inversión de 300.000 euros que está parada en los momentos de necesidad, es algo increíble», añadía.

Cueco aseguraba haber mantenido conversaciones con varios concejales del ayuntamiento y «unos a otros s se pasan la pelota, nadie sabe a quién compete poner la turbina en marcha». «Esto es de risa, estamos muy hartos y desde luego no descartamos acudir a los tribunales como esto no se solucione, porque llevamos más de 20 años soportando el mismo problema».

De momento, desde el Consell Agrari, su presidenta, Ana María Quesada ha trasladado hasta la zona una retro excavadora para abrir el dique de arena y grava que se forma al final del canal y facilitar que el agua desagüe de manera natural , una operación que de poco sirve ya que el temporal vuelve a formarlo a los pocos minutos.

Quesada adelantaba a Levante-EMV que «si de mí dependiera, la turbina ya estaría funcionando», sin embargo, matiza que «no es competencia del Consell Agrari. Desde el Consell hemos hecho lo único que podíamos hacer ,que era abrir la gola, pero esta no tiene que ser la única alternativa para solucionar este problema».

En el mismo sentido se pronunciaba el concejal responsable de la empresa Aigües de Sagunt, Pepe Gil, quien explicaba que la empresa solo tiene competencia en la gestión del agua de pluviales. «Aigües de Sagunt no puede ordenar que se ponga en marcha la turbina, no tiene competencia, pero si hay una orden del ayuntamiento de que se abra se abrirá, pero de momento, esa orden no está y ésta debe proceder de un órgano competente».

A este respecto, según Gil , también ha habido un pronunciamiento del secretario del ayuntamiento quien ha advertido que nos es competencia de esta administración local, regular los niveles de agua del humedal, refiriéndose al marjal.

Compartir el artículo

stats