Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los campos junto al marjal de Almardà siguen inundados y sin soluciones

El Ayuntamiento de Sagunt niega ser competente para ponerla en marcha y pide sin éxito medidas a la conselleria

Un agricultor muestra la inundación en las tierras del marjal. Tortajada

Los agricultores de la zona de marjal de Almardà siguen con los campos anegados sin que lleguen las soluciones. Las turbinas de la gola de Quartell, que permitirían desaguar la cantidad de agua que inunda las zonas de cultivo, continúan paradas y sólo se han activado en momentos puntuales para recoger las pluviales y sacarlas al mar.

«La puesta en marcha de estas turbinas es la única alternativa que existe para desecar las tierras y si no las ponen en marcha, no hay nada que hacer», dicen. La salida al mar de forma natural tampoco es viable dados los diques que se han formado de arena y grava al final del canal, fruto del temporal.

El agua ha inundado más de 800 hanegadas de terreno cultivable de tres términos municipales; Sagunt, Benavites y Quartell, aunque la zona más afectada es la partida del Realenc, en Sagunt.

Pese a la insistente demanda de los agricultores de que se activara las turbinas de la gola y más, tras los efectos de la lluvia que han complicado la situación, ésta s sigue parada para la regulación de estas aguas.

«Son todos unos sinvergüenzas, para pluviales sí las ponen en marcha y para la marjal no, es de guasa. Nosotros lo tenemos muy claro. Vamos a mantener una reunión con los abogados de AVA para ver si emprendemos acciones legales de una vez por todas, porque la paciencia se nos ha agotado. No es de recibo que hayamos tenido que esperar 20 años a una solución y ahora que ya la tenemos, no se utilice porque se desconoce de quién es competencia». «Ahora hemos perdido 8.000 euros en gasóleo, el que hemos utilizado para los motores que achican el agua, dinero que hemos tirado a la basura porque no se ha podido desaguar, pero si esto llega a suceder con la plantación hecha, las pérdidas hubieran alanzado casi el millón de euros», comentaba Vicente Cueco, Vicepresidente del Realenc, quien asegura estar «harto de tantas pérdidas».

El problema reside en la indefinición que existe sobre el organismo, la entidad o el departamento que debe regular los niveles de agua del marjal y por ende, el uso de la turbina. En el caso de las aguas pluviales, queda claro que es la empresa Aigües de Sagunt. Sin embargo, el concejal responsable de ésta, Pepe Gil asegura que la entidad no tiene competencia con las aguas del marjal.

Desde el Consell Agrari, su presidenta, Ana María Quesada, insiste en que tampoco lo es de este ente autónomo y ambos ediles señalan a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural como la responsable de lo que está sucediendo, atribuyéndole la competencia en la gestión de los niveles de agua del marjal. Tanto es así que Quesada y Gil han requerido desde el pasado lunes una respuesta de ésta al problema, que al cierre de esta edición no se había producido.

El también teniente de alcalde de Almardà, Pepe Gil recuerda además que la obra de la gola no está recepcionada ni tampoco cedida al Ayuntamiento de Sagunt, por lo que «la competencia municipal es cuestionable», terminaba.

Compartir el artículo

stats