Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Reproches» entre concejales por la solución al problema

Pepe Gil y Ana Mª Quesada se afean el no dar el paso que la conselleria no asume

La salida de la gola, bloqueada por las piedras, ayer. | TORTAJADA

La activación de la gola de Quartell para desaguar el marjal de Almardà no es una competencia municipal y eso lo tienen claro tanto el edil de Aguas, el nacionalista Pepe Gil, como la presidenta del Consell Local Agrari, la socialista Ana María Quesada.

Aunque son socios de gobierno, dentro del tripartito de PSPV-PSOE, Compromís y EU, el problema del marjal no ha impedido ciertos comentarios que suenan a reproche. «Dada la situación de emergencia que se está dando con los agricultores, si yo fuera el concejal de Agricultura o el de Medio Ambiente ya habría dado la orden para poner la turbina en marcha; y pagar, ya pagaremos. No debe ser una cuestión de dinero», declaraba Pepe Gil.

Sin embargo, la presidenta del Consell Agrari, Ana María Quesada considera que en este tema «tenemos que ir todos de la mano y buscar una solución conjunta, entre todos» aunque estaba convencida, aseguraba a Levante-EMV, de que el concejal de Aguas, Pepe Gil, iba a solucionarlo. «Si yo fuera la responsable de Aguas, ya lo hubiera hecho», decía; todo ello, mientras los agricultores piden «menos política y más eficiencia en la gestión».

Compartir el artículo

stats