Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Supremo avala el despido en Sagunt de un trabajador de la estiba

El trabajador demandó a la empresa al defender que la rescisión del contrato había sido improcedente

Puerto comercial de Sagunt Tortajada

El Tribunal Supremo ha dado la razón a la empresa en el conflicto que mantenía un trabajador con la Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios (Sagep) de Sagunt. Esta última rompió el contrato con este empleado en 2019 bajo el argumento de «no haber superado la formación de manipulación de carretillas elevadoras prevista en el itinerario formativo». El afectado llevó esta resolución a la Justicia, al entender que se trataba de un despido improcedente, como se había determinado en un caso similar juzgado en 2001 con la Sociedad de Estiba y Desestiba del puerto de Barcelona como protagonista.

El trabajador de Sagunt demostró que llevaba prestando servicios portuarias desde 2004 a través de empresas de empleo temporal y que a mediados de 2018 suscribió con la Sagep un contrato indefinido a tiempo completo con clasificación profesional de grupo auxiliar, en el que se pactó que «la negativa a someterse a las pruebas objetivas que acrediten el resultado de la formación y, en consecuencia, la capacitación profesional, o presentándose no las superara» implicaría «la extinción del contrato de trabajo».

Así y mientras en el precedente catalán no se llegaron a realizar esas «pruebas objetivas», en el caso de Sagunt, «el demandante, con otros siete trabajadores, recibió la acción formativa de manipulador de medios mecánicos, al término de la cual se evaluó a cada uno, siendo la calificación del actor de no apto».

Según consideran probadas las sentencias del juzgado de lo social número 11 de València, la sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana y el Tribunal Supremo, que dio carpetazo al asunto hacia unos días, este trabajador «fue evaluado en octubre de 2018 para el puesto de carretillas elevadoras obteniendo la puntuación más baja; en enero de 2019 obtuvo la puntuación más baja junto a otro compañero y en junio de 2019 obtuvo la penúltima nota, habiendo empleado en formación un número de horas muy superior al del resto de compañeros, por lo que, a pesar del cambio de monitor, el resultado de la evaluación es que no ha alcanzado el grado suficiente para ser manipulador de carretilla».

Compartir el artículo

stats