Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artistas convierten los naranjos de la Vall de Segó en espacio de creación

La iniciativa impulsada por Álex Guerra y Pere Bodí desde Hort Art cuenta con la colaboración de agricultores de la subcomarca, que han cedido terrenos para la experimentación artística

Artistas convierten los naranjos de la Vall de Segó en espacio de creación

Sistar. Esa es la última puesta por la experimentación, la cultura y la danza que perfila nuevos horizontes para Faura y la Vall de Segó y pretende hacer germinar huertos abandonados. «Nuestra apuesta pasa por vigorizar la simiente, forjar nuevas posibilidades para aquello que parecía abandonado y rebrota en forma de arte. Sistar es, ante todo, un compromiso con el entorno desde el que partimos y con el que trabajamos. Se trata de recuperar los latidos de cada huerto y sentir la vida crecer de nuevo en ellos», apunta el coreógrafo Alex Guerra desde Hort Art.

Artistas convierten los naranjos de la Vall de Segó en espacio de creación

La crisis perpetua del sector citrícola, especialmente en la Vall de Segó, reclama alternativas para el futuro de un entorno único, de ahí que Hort Art apueste por impulsar un programa de residencias artísticas nacionales e internacionales que generarán una interacción esencial con los huertos abandonados. Si bien Faura cuenta con un tercio de su zona rural abandonada, los creadores Pere Bodí y Alex Guerra han querido diversificar sus posibilidades.

Artistas convierten los naranjos de la Vall de Segó en espacio de creación

«Los artistas residentes tendrán un huerto que ha dejado de cultivarse y que sus dueños han accedido a prestar a esta iniciativa. Plantar y hacer germinar la cultura es una de las múltiples posibilidades del arte contemporáneo. La interacción de los artistas con la tierra y sobretodo con los vecinos de les Valls será esencial para la experimentación y posterior muestra de arte», añade Pere Bodí.

Artistas convierten los naranjos de la Vall de Segó en espacio de creación

Por su parte, Guerra enfatiza la importancia de iniciativas de este tipo en entornos rurales. «La cultura y mucho menos la danza no debe restringirse a grandes ciudades ni grandes escenarios. El arte debe ser motor de este cambio que exige y precisa el siglo XXI. La interacción arte-comunidad y el diálogo que se establece entre los artistas residentes y los vecinos de les Valls es sumamente enriquecedor y la verdadera esencia del arte», añade Guerra.

A lo largo de mayo y junio llegarán a Faura artistas en cinco periodos de residencia, la primera apuesta pasa por entregarles su espacio de experimentación y que sean ellos los encargados de construir ese nuevo campo de frutas que permitirá abrir horizontes a la subcomarca. Los artistas ocuparán el territorio centrando sus prácticas y metodologías de creación en este espacio rural. Una propuesta para acercar el arte a lugares o espacios insólitos no destinados específicamente a albergar creaciones artísticas.

Compromiso

Asimismo, Hort Art pretende seguir ampliando su compromiso desde Sistar, que pasa por la implicación no solo del Ayuntamiento de Faura y el programa Cultura Resident del Consorci Museus de la Comunitat Valenciana, sino y ante todo se espera el compromiso de las administraciones provinciales y autonómicas.

Una apuesta firme con el arte, la creatividad, el entorno medioambiental que, si se trabaja bien, puede devenir una alternativa más para les Valls. «Sistar es mucho más que un proyecto cultural, se trata de un compromiso social, cívico, medioambiental y económico. Pretendemos forjar nuevas alternativas de futuro en la subcomarca», apunta Pere Bodí.

Compartir el artículo

stats