Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Europa investigará las quejas vecinales de Sagunt sobre los trasvases a Almenara

El Parlamento confirma a la asociación de Almardà que examinará si Costas cometió irregularidades medioambientales

Una imagen de las extracciones en las playas de Sagunt. | TORTAJADA

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha accedido a la solicitud de la asociación vecinal de las playas del norte de Sagunt y evaluará los trasvases que Costas realizó hasta finales del pasado mes de febrero para llevarse material con el que regenerar la primera línea de Almenara.

Tres meses después de recibir el escrito vecinal, la comisión le ha comunicado formalmente que va a indagar si Costas cometió las «irregularidades y delitos medioambientales» denunciados por la entidad asegurando, entre otras cosas, que esos trasvases de grava y arena no estaban amparados por la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de las obras de Almenara y, además, dejaron las playas de Sagunt «desprotegidas frente a los temporales».

Junto a esto, la petición vecinal se ha hecho pública en la página web de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo y se ha abierto a adhesiones.

El presidente de la asociación, José Girona, consideraba «positivos» estos pasos. «Por lo menos, vemos que en Europa lo van a analizar. Como hemos sostenido desde el principio, creemos que se han incumplido muchas cosas, dado que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para hacer espigones en Almenara no decía nada de que, para eso, se tenía que coger grava y arena de las playas de Sagunt», aseguraba a Levante-EMV recordando que antes de dirigirse a Europa ya reclamaron sin éxito explicaciones sobre esta cuestión tanto al jefe de Costas como a la Delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, como al alcalde, Darío Moreno.

En su escrito al Parlamento Europeo también denunciaron «la erosión» provocada en el litoral saguntino «por los espigones que se están construyendo en la playa de Almenara con los materiales extraídos de las playas de Sagunto» y que « los siete espigones que se están construyendo en Almenara están teniendo un impacto ambiental negativo en las playas situadas al sur, concretamente en las de Sagunto donde se está produciendo la extracción, lo que agravará la erosión que sufre la zona en los últimos años».

Estos perjuicios, según los vecinos, se han hecho especialmente visibles después de los últimos temporales «y eso que no han sido especialmente virulentos», apuntaba Girona recordando que el mar agravó el mal estado de Cases de Queralt, «haciendo desaparecer» el camino por donde iban los camiones que hacían los trasvases; se llevó la arena que Costas, a modo de compensación, aportó en la zona de la Malvarrosa de Corinto y llenó de montañas de piedras la primera orilla de la playa de Almardà.

Por ello, desde la asociación critican que la ciudad se haya quedado fuera de las inversiones anunciadas por el Ministerio para paliar estos daños; una cuestión también censurada por Compromís y PP que ya es seguro que se tratará en el pleno municipal de este jueves, al menos, en la moción presentada por este último grupo.

Demandas

Mientras en el ayuntamiento se admite que la denuncia vecinal a Europa enfrió las relaciones municipales con el Ministerio de Transición Ecológica, desde la asociación no dudan en reclamar que Costas actúe en una doble dirección: Acelerar el proyecto de regeneración del litoral saguntino, del que ahora se tramita en Madrid la declaración de impacto ambiental, e intervenir para paliar los recientes daños.

«Tendrán que hacer algo para garantizar que este verano se pueda tener acceso al agua y no veamos otra vez a los socorristas teniendo que atender muchas torceduras de tobillos o a gente teniendo que cogerse de otra persona para salir del agua, dada la gran cantidad de piedras que hay y a la pronunciada pendiente», decía el presidente vecinal.

Junto a ello, esperaba que «esta vez Costas actúe en todas las playas desde Canet a Almenara, no como el año pasado, que lo hizo en un trocito de Almardà y otro de Corinto», decía Girona en relación a los trabajos realizados de urgencia a principios de julio, cuando concluyó el periodo de nidificación de un ave protegida, el «chorlitejo patinegro», después de su reunión con la delegada del Gobierno. «Entonces nos dijeron no tenían en vigor el contrato de mantenimiento de las playas y eso les limitaba. Ahora esperamos que no pase lo mismo y actúen en todas», aseguraba el portavoz vecinal.

Compartir el artículo

stats