Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La morosidad crece entre los ayuntamientos de la comarca

Algar es el que más demora arrastra al tardar casi 100 días en abonar las facturas

El tripartito de Sagunt da cuenta de los gastos e ingresos del primer trimestre Daniel Tortajada

La morosidad vuelve a ser un problema para los ayuntamientos del Camp de Morvedre. Después de que al cierre del pasado ejercicio solo un consistorio rebasara el plazo máximo legal en el pago de las operaciones comerciales, fijado en 30 días, cinco son las haciendas locales de la comarca que incumplen esta obligatoriedad recogida en la ley 15/2010 tras el primer trimestre de este año.

El caso más grave es el de Algar de Palància, que ya era el único moroso a finales de 2021, aunque apenas por seis días. Ahora la demora roza los 100, según la información remitida por el propio ayuntamiento de la Baronia al Ministerio de Hacienda y Función Pública. En cualquier caso y pese a este escandaloso promedio en el pago a sus proveedores, este mismo informe señala que las facturas pendientes de abonar por el gobierno dirigido por Juan Emilio Lostado apenas alcanza los 200 euros, después de haber satisfecho cerca de 58.000 euros.

En la segunda posición de este ranking comarcal de morosidad se sitúa Albalat dels Tarongers, donde la media para cumplir las obligaciones con las operaciones corrientes y las inversiones supera los 73 días. En este caso, además, las deudas que acumula el consistorio liderado por Maite Pérez rozan los 189.000 euros al cierre del primer trimestre del ejercicio, lo que supone casi cuatro veces más que los pagos que hizo efectivos en este periodo, algo menos de 52.000 euros.

El podio de incumplidores con la ley de morosidad lo completa Quartell, donde las facturas con los proveedores no se pagan hasta los 72 días, según siempre la información oficial. Este ayuntamiento de les Valls con Pere Campos de alcalde también cerró el primer trimestre de 2022 con más pagos pendientes que realizados, concretamente el triple, al deber casi 181.000 euros y haber abonado algo más de 60.000.

Los otros dos municipios del Camp de Morvedre que completan esta lista negra son Segart y Sagunt, aunque en estos casos están muy cerca de ajustarse a la normativa, ya que abonan sus facturas en un promedio de 32 y 34 días, respectivamente. La pequeña localidad enclavada en plena Sierra Calderona tenía pendiente de pagar a 31 de marzo algo menos de 3.250 euros, por los casi 26.000 que hizo efectivos, mientras que la capital comarcal satisfizo casi 8,2 millones, pero todavía le faltaban 4,3 millones para dejar su deuda comercial a cero.

En Sagunt, a esta información se añade que 205 facturas pagadas entre enero y marzo por un valor superior a los 550.000 euros estaban fuera de plazo, mientras que, a 1 de abril, 182 facturas de las 826 que todavía estaban por abonar, por un total de 1,2 millones, ya habían rebasado ese máximo legal de 30 días. Además, casi 300.000 euros pendientes eran obligaciones reconocidas desde hacía más de tres meses.

El resto de ayuntamientos del Camp de Morvedre se encuentran en el lado bueno de este límite de los 30 días, desde los 29,2 que tarda de media Benifairó de les Valls hasta los 0,3 de Estivella. Otros organismos de la comarca que abonan sus facturas en un plazo medio inferior a las dos semanas son Petrés (14,3), Quart de les Valls (14), Faura (13,9), Torres Torres (13,2), Algímia d’Alfara (11,7), así como las mancomunidades les Valls (10) y la Baronia (1,7).

Sin deudas

Además y según siempre la información remitida al Ministerio de Hacienda, Benifairó, Benavites, Canet d’en Berenguer, Petrés, Quart, Algimia y Estivella cerraron el primer trimestre del presente ejercicio sin deudas comerciales.

El Ayuntamiento de Sagunt celebró ayer el pleno ordinario de mayo, en el que la retirada del plan estratégico de Turismo 2022-2026 dejó el orden del día compuesto íntegramente por las mociones políticas. Ya para el final quedó la fiscalización de la acción de gobierno, en la que se dio cuenta del balance de gastos e ingresos del primer trimestre del ejercicio. En este periodo en el que se funcionó con las cuentas programadas, el consistorio ingresó 8,9 millones y gastó 5,4 millones, según la información de la oficina presupuestaria.

Compartir el artículo

stats