Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Escola municipal de teatre, para toda la ciudadanía

La Escuela Municipal de teatro de Sagunto, embarcada en el cierre de este curso académico que expira ya su último aliento, echa la vista atrás para hacer balance de estos 16 años de pedagogía teatral, de aprendizaje, crecimiento, arte y apertura a las inquietudes humanas. No en vano, este año, tras una crisis sanitaria sin precedentes, desde el equipo docente hemos decidido ahondar en las emociones del alumnado para crear un espacio no sólo creativo, sino también terapéutico en el que poder soltar lastre y aceptar que las miserias personales no están mejor debajo de una alfombra.

Desde la Escuela siempre hemos pensado que la escena sin reflexión se transforma en un mero vehículo de entretenimiento que, si bien es necesario, nos resulta ligeramente estéril y poco edificante para una sociedad con unos valores un tanto descolocados.

En “Jugant al teatre”, el módulo formativo teatral dedicado a infantil y primaria, hemos abordado grandes temas sociales como la igualdad, el cambio climático, la vida acelerada, la diversidad o las emociones. Con el sano propósito de hacer partícipe a las niñas y los niños de una reflexión que les es propia, aunque la misma sociedad se empeñe en mantenerlos al margen. Queda demostrado que una buena educación es la base para evitar contextos disruptivos, violentos y actitudes poco conciliadoras. Se hace necesario jugar a sentir y reflexionar sobre nuestro mundo y sus peculiaridades. Sin censuras.

Tras la pandemia, el módulo de “Aula Jove de Teatre”, destinado al alumnado de secundaria, es el que ha sufrido más trastornos a causa del aislamiento social, el peligroso refugio de la mascarilla, la sobreestimulación de la tecnología y el aumento del absentismo y la violencia en el aula.

Nuestra labor durante estos años ha sido, en ocasiones, más terapéutica que escénica. Y muchos de los ejercicios dramáticos que han llevado a cabo durante este periodo han guardado una estrecha relación con su necesidad de hablar de cosas de verdad, de asuntos que les están afectando de una u otra manera. Durante 5 años consecutivos los grupos de “Aula Jove” han recibido diversos distintivos en la Ceremonia de los Premios Buero de Teatre Jove.

Finalmente, en “Formació Actoral”, el apartado dirigido a gente adulta, hemos vivenciado cómo las necesidades humanas de gran parte del alumnado asistente desde los inicios se fundamentaban en la curiosidad, la necesidad de pertenencia a un grupo, el trabajo de técnicas para mejorar el habla, la expresión corporal, etcétera. Y también hemos reconocido la transformación de muchas de esas expectativas hasta el punto de crear un vínculo muy poderoso con la escena y el hecho teatral. De la Escuela nacen compañías, posgrados, trabajos escénicos con exalumnos que denotan, no sólo la perfecta salud de la que goza la Escuela, sino el valor de la mediación artística para transformar, favorecer el crecimiento personal y, sobre todo, ampliar el horizonte de muchas personas asfixiadas en su propia rigidez existencial.

Nos toca, pues, celebrar un año más la vida de este proyecto pedagógico maravilloso, que respira, palpita y siente la vida en todas sus manifestaciones.

El próximo viernes y sábado, 24 y 25 de junio a las 19 horas, el equipo adulto de Formación Actoral de la Escuela, con más de 30 personas, pondrán en escena en la Casa de Cultura del Port ‘Trilogía Shakespeariana’. Más emociones y sentimientos a flor de piel nacidos de algunos de los dramas del autor inglés. Textos escritos en el periodo isabelino se nos presentan como revulsivo de la creación contemporánea. Romeo, Julieta, Macbeth, Otelo, Ofelia o Hamlet vivirán caminos presentes.

Compartir el artículo

stats