Varios socorristas fuera de servicio rescataron ayer a cuatro bañistas, que se habían quedado atrapados por la corriente del agua en las proximidades del siempre temible espigón de Ciudadmar en la playa del Port de Sagunt.

Cuando el servicio municipal de salvamento, que se prolonga hasta las 21 horas, ya había cerrado, el 112 recibió el aviso, así que varios socorristas que todavía se encontraban en la zona no dudaron a la hora de tirarse al agua para el rescate.

Los cuatro bañistas, que estaba cogidos a las boyas, fueron sacados del agua y se encontraban en buen estado, aunque una menor, que había tragado algo de agua, tuvo que ser atendida por los servicios médicos. El helicóptero de salvamento marítimo y varias embarcaciones tanto de los socorristas como de los bomberos se unieron al dispositivo de rescate, lo que creó una gran expectación en la playa del Port.

Cuando el servicio ya se daba por resuelto de forma satisfactoria, se denunció la desaparición de un niño, que se acabó de confirmar como una falsa alarma.