La tarde-noche del domingo resultó caótica en la playa del Port de Sagunt, donde al rescate de cuatro personas que se habían quedado atrapadas en las proximidades del temible espigón de Ciudadmar se sucedió una falsa alarma por la desaparición de un menor, que obligó a desplegar el helicóptero de Salvamento Marítimo y tres embarcaciones del servicio municipal de socorrismo y los bomberos, un dispositivo que generó gran expectación.

Lo mejor fue el balance de daños, que se limitó a una menor atendida por el servicio médico de la playa del Port de Sagunt, tras tragar una cantidad considerable agua, según confirman algunos testigos, durante el rato que estuvo en el agua junto a tres miembros de su familia, agarrados todos ellos a las boyas por la imposibilidad de acercarse a la orilla debido a la corriente. Estos hechos ocurrieron pasadas las 21 horas, cuando se pone fin al servicio de salvamento.

Entre la ayuda de socorristas fuera de servicio, gente que se encontraba en las proximidades y con su propio esfuerzo, los cuatro bañistas acabaron saliendo del agua y se recuperaron del susto.

Cuando este incidente se daba por resuelto, una mujer aseguró que su hijo estaba desaparecido, lo que activó el protocolo de búsqueda, con helicóptero y embarcaciones. Finalmente, se confirmó como una falsa alarma.

Durante la jornada, el estado de la mar había sido bueno y, por ello, ondeaba la bandera verde. Sin embargo, a medida que pasaban las horas la situación se volvía cada vez más complicada y el personal de socorristas decidió cambiar la bandera a amarilla.

De hecho, uno de los socorristas que ayudó a los cuatro bañistas, asegura a preguntas de Levante-EMV que en la zona del espigón había mucha corriente y apunta que «el estado de la mar era bastante complicado. Es una de las peores corrientes que yo recuerdo».

Tras este incidente, el concejal de Playas, Roberto Rovira, ha querido dar un toque de atención a los bañistas que se meten al agua fuera del horario de salvamento: «Es importante llamar a la responsabilidad individual frente a los ahogamientos».