Un coche acabó de madrugada empotrado contra el muro de una finca en la playa de Canet d’en Berenguer después de una persecución policial.

Todo sucedió sobre las 4 horas después de que, alertada de la presencia de un coche que hacía trompos, la policía acudiera a la zona de la rotonda que une las avenidas Blasco Ibáñez, Joan Martorell y Ausiàs March.

Al llegar los agentes de la Policía Local de Canet d’en Berenguer, un vehículo huyó hacia el paseo marítimo por la avenida Blasco Ibáñez, por lo que se inició una persecución.

Sin embargo, pronto el conductor perdió el control en la pequeña rotonda situada en el cruce con la calle Mare Nostrum y acabó chocando contra un coche aparcado, así como contra el muro de uno de los edificios, provocando diversos daños.

Aunque el copiloto se quedó atrapado dentro del coche, el conductor huyó a pie, pero pronto fue alcanzado por los agentes. Tras realizarle al conductor una prueba de alcoholemia, dio negativo, pero sí positivo en un test de drogas.

Los implicados, según fuentes municipales, son dos jóvenes de 18 y 19 años de Madrid que ahora deberán hacer frente a lo ocurrido.