Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

APIPS reclama sacar el Horno Alto de la rotonda

La Asociación de Patrimonio Industrial de Port de Sagunt respalda la propuesta de la Academia de San Carlos e insta a acelerar la protección

Horno Alto número 2. | DANIEL TORTAJADA

La directiva de la Asociación de Patrimonio Industrial de Port de Sagunt (APIPS) ha decidido respaldar el informe realizado por la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos sobre el Horno Alto como Bien de Interés Cultural (BIC) que adelantó Levante-EMV.

Circuito propuesto en 1999. | LEVANTE-EMV

En él, apoyaba la medida pero condicionaba su voto favorable «al compromiso de desaparición de la rotonda que se ha construido a su alrededor y a la integración del Alto Horno en la parcela sin edificar y las Naves Talleres anejas, con las que forma parte de un legado común y constituye una unidad urbanística evidente».

«Estamos totalmente de acuerdo con él y esperamos se cumpla lo indicado en el mismo. Pensamos que puede ser la última ocasión para realizar una digna intervención en la materialización del BIC del Horno Alto», asegura la directiva de APIPS.

Junto a ello recuerda que estas indicaciones estaban ya previstas en el proyecto de 1999, en el que se defendía la puesta en marcha de un circuito de locomotora entre la Nave de Talleres Generales, el Horno Alto nº 2 y el futuro Museo Industrial.

Desde la asociación recuerdan que el la restauración del Horo Alto logró el Gran Premio Europa Nostra, otorgado en 2012 por Europa Nostra, constituida por los 28 países de la Comunidad Europea, «donde el jurado rindió homenaje al esfuerzo por salvar este monumento excepcional y por permitir su comprensión para las generaciones futuras, constituyéndose en el resto más importante de la industria del hierro y del trabajo del acero de Sagunto». Un verdadero vestigio

Por ello, piden «a todas las instituciones que intervienen en este asunto la mayor celeridad posible para concluir el proceso de declaración del Horno Alto nº 2 como BIC, protección necesaria para su salvaguarda y para valorar todo el significado que el monumento encierra, y que realicen un esfuerzo en proteger y mejorar de forma generosa el entorno de lo que tanto tiempo, dedicación, esfuerzo y vidas ha costado», decían recordando además las más de 156 vidas que se cobró la siderurgia en accidentes laborales.

Compartir el artículo

stats