Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un incendio en Segart hace paralizar las fiestas patronales

La rápida actuación de los vecinos con mangueras y pozales evitó que las llamas se propagaran por el monte

Ciprés donde se originó el fuego. | LEVANTE-EMV

El fuego originado en uno de los cipreses de la montaña del Castellet, junto al cementerio de Segart generó momentos de tensión entre los vecinos de la localidad, muchos de los cuales estaban en este momento disfrutando de una noche de orquesta en plenas fiestas patronales.

El espectáculo tuvo que suspenderse ante el rápido recorrido de las llamas y el temor a que éstas pudieran saltar a una zona colindante de matorral, lo que hubiera supuesto un «desastre», explicaban a Levante-EMV algunos de los testigos presenciales.

Tras detectar el fuego, la intervención de los vecinos fue rápida, que a través de pozales de agua, mangueras que se conectaron a los hidrantes de la plaza del ayuntamiento consiguieron sofocar este conato de incendio. Tanto fue así que pese a requerir la intervención de los bomberos, cuando estos llegaron a la zona, el fuego estaba prácticamente apagado, gracias a la actuación vecinal.

Las llamas se iniciaron sobre las 3 de la madrugada pero pese a la hora, la colaboración de los vecinos fue masiva.

En cuanto a las causas del suceso, todo apunta a que el fuego fue intencionado. «Según nos comentaron los bomberos, en el árbol se habían detectado restos de paja que hacen indicar la intención de provocar un incendio», explicaban testigos presenciales.

Lo ocurrido ha generado la reacción de los festeros de 2022 . «Después del incidente de ayer, solo nos queda dar las gracias a todas aquellas personas que hicieron posible que quedara en un susto y no fuera a más. Segart ayer demostró bastante, unión y valentía y una vez más dejamos claro que no somos fáciles de destruir. Aquella persona que provocó el incendio iba a hacernos daño, pero no esperaba encontrarse con gente que aprecia por encima de todas las cosas su pueblo. Solo nos queda decir gracias. ¡Viva Segart y viva su gente!».

Compartir el artículo

stats