Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El informe de la Politécnica recomienda "barreras o arrecifes artificiales" en Sagunt

El estudio de la costa realizado por dos catedráticos de la Universidad estima que el 80% de la arena llevada en enero a Cases de Queralt y Malva-rosa se perdió tras el temporal no extraordinario de marzo

La zona de la Malva-rosa, en una imagen reciente, tras perder parte de la arena aportada. | TORTAJADA

El estudio de la costa de Sagunt que han realizado en los últimos meses dos catedráticos de la Universidad de la Politécnica de València recomienda «acometer actuaciones integradas y planificadas, con soluciones blandas e innovadoras», entre las que cita «la protección frente al oleaje mediante barreras o arrecifes que estabilicen actuaciones de alimentaciones artificiales en el litoral de la localidad».

Ésta es una de las conclusiones del informe redactado por los catedráticos Puertos y Costas Vicent Esteban Chapapría y José C. Serra Peris tras estimar que «las playas de Sagunto registran una situación de inestabilidad y erosión por numerosas causas concurrentes, generada a lo largo del tiempo y pendiente de solución»; unas causas en las que, a su juicio, «hay que tener en cuenta ineludiblemente la situación de cambio climático».

Mientras la localidad sufre día a día problemas de accesibilidad en su costa norte por la gran cantidad de piedras que se acumulan en la orilla y nada más adentrarse en el mar, el informe insiste en la tesis que han venido defendiendo desde hace tiempo los ayuntamientos de Sagunt y Canet: Que el proyecto de regeneración que prevé el ministerio debe incluir sistemas de retención del millón de metros cúbicos de arena que se proyectan aportar, en unos años, desde un banco subterráneo de Cullera.

Como prueba de ello, da el dato de que «el 80% de la arena aportada» en enero por Costas a la playa norte de Sagunt se ha perdido «volviendo a aparecer materiales sedimentarios de tamaño gravas, tanto en la playa de la Malva-rosa como incluso más al sur». Y ello, tan solo después de «condiciones marítimas, no extraordinarias, registradas a partir de mediados del mes de marzo» que, según señala, tuvieron «efectos erosivos al sur de la Gola de Queralt, afectando a la playa seca y a las escolleras de protección existentes. Dichas erosiones muy probablemente se deben a la construcción de la ampliación de los espigones en esa gola que ya producía el consabido efecto de barrera y la erosión consecuente a sotamar», sostienen los dos catedráticos.

Esa arena rápidamente perdida, como ha ido informando Levante-EMV fue llevada por Costas a la zona de Cases de Queralt y a la playa de la Malva-rosa, a modo de compensación por las obras que el Ministerio impulsó para regenerar el litoral de Almenara con materiales extraídos de las playas saguntinas: Fundamentalmente gravas que se sacaron de la zona de Corinto, pero también arenas que se llevaron durante semanas, al recoger la piedra sin cribar, como denunciaron en su día la asociación vecinal de Almardà y el ayuntamiento, incluso con una concentración de protesta.

El objetivo de este informe era estudiar para el ayuntamiento los efectos que ha tenido en el litoral saguntino la obra realizada en los últimos meses por el Ministerio para construir espigones en Almenara; una actuación impulsada sin acometer a la vez la regeneración del litoral saguntino, como venían pidiendo sin éxito los ayuntamientos de Sagunt y Canet.

«Retroceso» en Corinto

Así, tras hacer tres trabajos de seguimiento geométrico en diciembre de 2021, en 19 de enero de 2022 y el 28 de febrero de este año, el documento asegura que «en la playa de Corinto ha registrado cierto retroceso en la campaña de febrero respecto de las anteriores» y «es el único tramo en el cual se puede apreciar dicho retroceso de forma clara», apunta el texto al que ha tenido acceso este diario. «En el resto del frente se detecta cierto retroceso general, pero de una magnitud muy baja, que puede ser causado por cambios de perfil de calmas a temporales. En la playa de Almardà, se ha detectado un retroceso en la tercera campaña en todo su frente, aunque de escasa magnitud», añade.

Frente a esto, sí observa «un avance de la línea de costa al norte de la gola de Queralt, en la playa de Casablanca en término municipal Almenara, consecuencia de los trabajos de regeneración» mientras «en la playa de Malva-rosa no se destacan diferencias entre las líneas de las tres campañas», dice además de abogar por «un programa de seguimiento de la zona costera

Compartir el artículo

stats