Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El largo camino para acabar de rehabilitar el Teatro Romano

El ayuntamiento urge a un acuerdo de la Conselleria y el Ministerio

Teatro Romano de Sagunt, en una imagen de archivo. | DANIEL TORTAJADA

El Teatro Romano de Sagunt lucirá este mes de agosto su mejor cara, con los festivales ‘Sagunt a Escena’ y ‘‘Més Escena a Sagunt’. Sin embargo, el monumento arrastra viejas deficiencias pues, desde 2009, están pendientes las obras previstas para finalizar la polémica rehabilitación que fue suspendida por el Tribunal Superior de Justicia aquel lejano mayo de 1993.

Estos trabajos son los que deberán dotarlo de iluminación permanente, además de hacerlo totalmente accesible y adaptarlo a la normativa actual, además de poner en valor restos arqueológicos encontrados durante las obras. Por ello, su realización es una de las viejas reclamaciones tanto del ayuntamiento como de los colectivos ciudadanos preocupados por el patrimonio de la ciudad, que ven desaprovechado el primer edificio declarado como monumento nacional en 1896.

Sin embargo, la maquinaria de la Conselleria de Cultura va a un ritmo mucho más lento del esperado cuando en 2009, la entonces directora general de Patrimonio, Paz Olmos, anunció esta intervención después de que un auto del Tribunal Supremo (TS) rechazara demoler las polémicas obras de rehabilitación, poniendo así fin a un largo proceso judicial iniciado dos décadas antes por un diputado autonómico de su partido, el popular Juan Marco Molines.

Si en aquel mandato se argumentaron luego razones económicas para justificar la inacción, tampoco se han hecho realidad las previsiones iniciales del gobierno del Botànic, que mucho más tarde abogó por desempolvar esa actuación. De hecho, en 2016, la conselleria llegó a cifrar en 3 millones las inversiones necesarias para poner a punto del Teatro Romano. Entonces, acababa de invertir 14.000 euros para mejorar la accesibilidad, colocando una tarima frente al escenario que llega hasta la primera fila. No obstante, su objetivo era redactar el proyecto en 2017 y ejecutarlo por fases, en varios años, para así restaurar también el mosaico romano encontrado durante excavaciones arqueológicas y hacer visitables los restos hallados debajo del escenario.

Por más que el exalcalde Quico Fernández (Compromís) reclamara la intervención en público y en privado, aquellos plazos no se llegaron a cumplir.

Pasos en marcha

De hecho, es ahora cuando la Conselleria de Cultura «está definiendo el pliego técnico y el programa de actuaciones a realizar», según confirman desde el departamento a preguntas de Levante-EMV. A ello añaden que, el año pasado, la administración autonómica dio un paso previo: Contrató la digitalización y levantamiento del estado actual.

Ese trabajo ya realizado, según afirman, «es clave» para poder dar una solución al monumento «ya que el proyecto antiguo se redactó en papel y a una escala con poco detalle». Por tanto, aseguran que «es ahora cuando se dispone de la documentación que nos permite seguir avanzando en la definición del proyecto».

Desde el ayuntamiento se insiste en la necesidad de agilizar en todo lo posible los trámites para acabar al fin la rehabilitación del monumento. «Como todos los años con el festival Sagunt a Escena, se vuelve a hacer patente la necesidad de finalizar esta gran infraestructura que es el Teatro Romano y que es una de nuestras joyas patrimoniales», , decía el alcalde, el socialista Darío Moreno. «Es imprescindible llevar a cabo esa finalización de obras, por una parte, en un aspecto básico como son las conexiones eléctricas o los baños, pero también en otros aspectos que incrementarían mucho la experiencia turística, como la posibilidad de visitar los cimientos del antiguo Teatro Romano. Por ello, exigimos desde el ayuntamiento que el Ministerio y la Conselleria hablen de una vez sobre la responsabilidad de acometer estas obras que nos permitan por fin cerrar un capítulo que se inició hace más de 30 años y es imprescindible que se cierre», añadía.

«Es lamentable la situación de abandono del teatro por parte de la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria. Son muchas las visitas realizadas a la Conselleria para denunciar la situación de uso de las instalaciones y no hemos visto ninguna actuación realizada en años», afrimaba con pesar la edil de Cultura, la nacionalista Asun Moll.

Compartir el artículo

stats