Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La encrucijada del Pantalán

El nuevo derrumbe hace temer al Ayuntamiento de Sagunt la caída de toda esta instalación si la Autoridad Portuaria no retira de emergencia las losas de hormigón -El alcalde volverá a insistir hoy en esta demanda ante el Consejo de Administración

Imagen del Pantalán tras el último derrumbe Daniel Tortajada

El nuevo derrumbe que ha sufrido esta semana el Pantalán del Port de Sagunt ha hecho encender las alarmas en el ayuntamiento, incluso más que cuando en 2019 y 2020 se produjeron las primeras caídas en esta infraestructura ligada al pasado industrial de la ciudad. La razón es que entonces aquellos hechos se relacionaron con los episodios de fuerte oleaje que azotaron la ciudad, uno de ellos hasta con olas de más de 6 metros. Sin embargo, ahora, la demolición ha llegado en un día soleado y tranquilo; lo que, a juicio del alcalde, Darío Moreno, evidencia que el estado de la infraestructura «requiere más que nunca una intervención urgente y coherente con el proyecto de rehabilitación previsto a medio plazo».

Ésta es la idea que ya ha defendido Moreno ante la Autoridad Portuaria de València (APV) y que hoy mismo volverá a plantear en el Consejo de Administración de esta entidad. «Si con buen tiempo ha pasado esto, se demuestra que hace falta una intervención urgente que pueda quitar las plataformas de hormigón antes de que caigan sobre las pilastras, que es lo que tiene más valor. De lo contrario, y ahora que viene la época de los temporales, se va a derrumbar todo», decía.

El socialista insistía en que esta intervención está totalmente alineada con el proyecto de rehabilitación que prevé la APV. «Sería adelantar el trabajo que ya está previsto hacer. Nada más. Pero eso nos garantizaría preservar las pilastras», insiste.

Moreno espera que la APV sea receptiva al considerar que «esta vez, teniendo en cuenta que hacía buen tiempo, no va a haber problemas en justificar jurídicamente la emergencia de la intervención, como sí las hubo en los casos anteriores, cuando se consideraban ligadas a los temporales», apuntaba revelando que ya entonces planteó esa opción, pero no fructificó por esas dudas de procedimiento.

Compromiso desde 2009

Este intento de que la APV tome medidas en el Pantalán no es nuevo y en el convenio firmado en 2009 entre ambas partes ya se recogía la obligación de la entidad portuaria de realizar las tareas de mantenimiento necesarias para frenar su deterioro. En aquel entonces ya hacía casi 20 años que la infraestructura era propiedad del organismo dependiente de Puertos del Estado, que en ese tiempo no había realizado ninguna tarea de conservación sobre este Pantalán construido a mediados de la década de los 70 como embarcadero de minerales.

Ese compromiso se ha ido renovando con el paso de los convenios, en los que las obligaciones de la APV se fueron concretando sobre el papel, hasta reflejar que la inversión rondaría los 5 millones de euros, que posteriormente se aumentaron hasta 6.

Sin embargo, el colapso de dos tramos de 30 y 60 metros entre 2019 y 2020 hizo que el ente portuario se replanteara todo el proyecto, no sin que antes licitara un contrato que se quedó desierto para ejecutar actuaciones urgentes que garantizaran la estabilidad de esta infraestructura, pero que nunca llegaron.

La última caída enciende las alarmas al producirse en un día sin temporal, como sí ocurrió en 2019 y 2020

decoration

A raíz de aquello, tras diferentes contactos con el ayuntamiento, se acordó que la rehabilitación de la estructura se haría en dos fases: primero la terrestre y, luego, la marítima.

Justo este mismo mes, la Autoridad Portuaria ha adjudicado a la firma COMSA. S.A.U. ese proyecto inicial que cambiará por completo  esos 480 metros que separan el paseo marítimo con el puerto comercial de la ciudad. Se trata de una inversión adjudicada por 5.523.650 euros IVA incluido que tendrá que completarse con otra intervención  aún sin fecha pues, debido al tratamiento de residuos que requerirá, necesita de otros trámites, como una Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

En esta última, está previsto hacer un nuevo paseo marítimo peatonal más corto, pero  mantener la «huella paisajística» del Pantalán mediante la preservación de todas las pilastras en toda su longitud actual; de ahí el interés municipal en mantener estas últimas, evitando más caídas de las losas de hormigón sobre ellas.

Compartir el artículo

stats