La corporación municipal de Albalat dels Tarongers reclama al cura de la población, Vicente Planells, que "rectifique y pida disculpas a todas las personas a las que ha insultado y menospreciado". Así se recoge en la declaración institucional, aprobada por unanimidad, en el pleno extraordinario celebrado este vienes, que ha durado escasos minutos, pero ha tenido a vecinos de público y ha acabado entre aplausos. 

En el documento, todos los grupos políticos que conforman el pleno del Ayuntamiento de Albalat, han mostrado su "repulsa y condena a los comentarios homófonos y xenófobos, entre otros, que no caben dentro de nuestro estado de derecho", se anota textualmente, reprobando así los mensajes que el titular de la parroquia lanza en algunas homilías. Ante lo ocurrido, la corporación aprobaba "no asistir a los actos religiosos que se van a celebrara en honor a la patrona de Albalat", la Inmaculada Concepción", decisión que se toma tras "las palabras pronunciadas reiteradas veces por el Señor Cura al pie del altar, el malestar generado en nuestro pueblo por los continuos ataques a diferentes colectivos vulnerables, oyendo el sentir general del pueblo y en solidaridad con estos colectivos", añadía el texto. "No somos partidarios de ningún tipo de discriminación y todo el mundo está llamado a la conversión y es libre y responsable de sus actos".

Desde la corporación municipal también quieren "mostrar nuestro apoyo a todos los feligreses y feligresas de nuestra población que han decidido dejar de asistir a las misas por los reiterados mensajes de odio que se predican, además de apoyar a todas las personas y colectivos a los que ha ofendido".

Los grupos políticos justifican su pronunciamiento en la "obligación que tenemos de defender a nuestros vecinos y vecinas", aunque reconocen que "sentimos un enorme pesar por tener que llegar a esta situación, que es la primera vez que ocurre en nuestro pueblo".

Esta declaración institucional sí que matiza que se trata de "una condena contra la ideología del cura que regenta en la actualidad nuestra parroquia, no una condena hacia la Iglesia Católica, a la cual respetamos, ya que somos conscientes que sus palabras solo lo representan a él y no al resto de la comunidad cristiana".

No obstante, respecto a las celebraciones de la Purísima, la alcaldesa, Maite Pérez, en declaraciones a Levante-EMV, aclaraba que los actos se van a seguir celebrando, "habrá calderas, procesión, fuegos artificiales, como venimos realizando año tras año", mensaje con el que ha querido tranquilizar a los vecinos.

La socialista reconocía que había sido una semana dura, a la que esperan poder echar el cierre con esta declaración institucional. "Esperamos que no sea necesario tener que volver a salir a pronunciarnos, por eso solicitamos al Señor Cura que modere su sermones y al arzobispado que tome las medidas que considere oportunas", afirmaba.

Este diario se ha puesto en contacto en varias ocasiones con el Arzobispado para conocer si han tomado algún tipo de medidas o se van a tomar, tal y como solicita la alcaldesa y la corporación municipal, pero por ahora, sigue sin obtener respuesta.

Vicente Planells llegaba al Camp de Morvedre como titular de las parroquias de Albalat, Segart, Torres Torres y Estivella hace poco más de un año. Ya en sus primeras homilías levantó las críticas de algunos feligreses de Estivella por algunas de sus afirmaciones. Tras hacerse público aquel malestar, el párroco moderó el tono en Estivella, pero en Albalat la situación ha llegado hasta el punto de pronunciarse el consistorio, después de que varios vecinos y vecinas hayan denunciado ante las autoridades municipales sus ataques al colectivo LGTBI, entre otros; unos hechos que el sacerdote niega en rotundo, asegurando que él solo predica el Evangelio.