El párroco de Albalat dels Tarongers, Vicente Miguel Planells, ha remitido esta mañana mediante registro en la sede electrónica del Ayuntamiento un comunicado a la corporación municipal

Planells explica que "sigo siendo objeto de injurias y calumnias, de acusaciones de expresiones que no he pronunciado, y que se me atribuyen, que desmiento rotundamente”. Este documento ha sido enviado personalmente también a la alcaldesa, la socialista Maite Pérez, a quien le solicita un encuentro y le expresa "mi disponibilidad a escuchar y a ser escuchado por el bien de toda la localidad, no por el mío propio, aunque sea mi persona la que está siendo objeto de esta situación grave”.

El cura destaca que pese a que “esta misma mañana, parece que ser que rápidamente algunas personas han sido conocedoras de la presentación de este escrito a la alcaldesa y a la corporación municipal, se han vuelto a verter acusaciones malintencionadas hacia mi persona hasta por este gesto". Sin embargo, asegura que "quedo en paz con haber puesto en conocimiento oficial de la corporación que lo que se está vertiendo contra mi persona son injurias, y confío en que esto pare definitivamente y se restaure la normalidad", solicitaba.

"Albalat dels Tarongers sería el único Ayuntamiento del Camp de Morvedre donde presto mi servicio a las parroquias y a todos los ciudadanos, donde el injuriado -yo en mi caso- sea además llevado a la misma injuria por parte de la corporación”, explica.

El párroco confía en que se reconduzca la situación en este municipio donde "en el caso de personas concretas, parece que existen algunos intereses en mantener una exposición pública, que excede la lógica del diálogo como el cauce natural”. 

También considera “especialmente grave las amenazas de reprobar a una persona, más allá de que sea el párroco en mi caso, por afirmaciones que no he realizado y son injurias”.

Por otro lado, el titular de la parroquia asegura que “esta mañana he oficiado la misa en Albalat de Tarongers continuando mi servicio a los fieles de la localidad. Por tanto, mi disponibilidad a los vecinos de Albalat sigue siendo la de siempre, a pesar de quien se empeñe en mantener la calumnia".

En el comunicado, Planells manifiesta que las "palabras que se me atribuyen en los medios de comunicación no son ciertas", insistiendo en que "me he limitado a predicar a Jesucristo, he sido siempre fiel al Evangelio y a la Iglesia".

Además afirma que "en ninguna homilía he promovido ningún tipo de violencia contra las mujeres ni el desprecio contra ninguna persona, por tanto, tenga la orientación sexual que tenga, y no considero que la homosexualidad sea una enfermedad".

Por último, ha lamentado "que la Señora Alcaldesa, con la que he mantenido una cordial relación todos estos meses, no haya querido escuchar mi versión de los hechos ante las decenas de vecinos que le han llevado críticas antes de haber hecho cualquier declaración pública". 

El comunicado finaliza con un deseo de "paz, tanto en la relación Parroquia-Ayuntamiento, como en el mismo pueblo, por el que trabajaré incansablemente mientras Dios me quiera aquí, y por ende, invito a tener una reunión cordial con la Alcaldesa y poder cerrar todo este malentendido que sólo daña a nuestra Parroquia, a la localidad y a todos los vecinos de Albalat dels Tarongers".