Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Faura invita desde el arte a «estimar en positiu»

Varias esculturas dan forma a un camino en un paraje natural para aprender a amar

Unos niños, entre una de las esculturas del paseo. Levante-EMV

«El camí de l’estima». Éste es el nuevo recorrido que ofrece en Faura el Parc de la Rodana, la zona de montaña que abraza a la población. Se trata de un paseo que ofrece cuatro espacios escultóricos de reflexión que suponen paradas en un camino en el que se reivindica el amor positivo, la eliminación de las relaciones tóxicas; la protección a las víctimas y el poder del autoestima en la construcción de la pareja. Una propuesta que llega de la mano de la interacción con la naturaleza, el entorno y la proyección personal que perfilará nuevas formas de vivir el «amor en positivo». 

La constatación del aumento de la violencia contra las mujeres, la conflictividad «in crescendo» en fiestas y encuentros de ocio, así como los numerosos discursos conformados socialmente en 2022 refuerzan la idoneidad de este proyecto en el que Faura opta por educar, concienciar y motivar a sus vecinos en el desarrollo de una sociedad justa e igualitaria. 

Con esa apuesta por amar desde la vivencia positiva que comporta querer y ser querido, el proyecto escultórico «El camí de l’estima» ofrece a la ciudadanía la posibilidad de convertirse en protagonistas de un recorrido didáctico desde el que se empodera el amor sano. Cuatro esculturas ubicadas estratégicamente en el parque resignifican la zona: Un cohete lanzado al espacio, unas llamas, un original marco y un tipi  generan en el visitante una llamada a la reflexión y, a la vez, a la construcción de una sociedad igualitaria.

El denominado «Cohet de l’adéu» representa la necesidad de lanzar todo aquello que no sea querer en positivo. «Es una forma simbólica de dar la espalda a todo aquello que pueda suponer un amor tóxico; la escultura invita a dejar una relación que no esté basada en el amor en positivo. Hemos trabajado especialmente este concepto con el colegio público con motivo del 25-N, el día internacional contra la violencia contra las mujeres», apuntaba en declaraciones a Levante-EMV la teniente de alcalde, Consol Duran.  

El recorrido pasa por el trabajo emocional que supone en reconocimiento de fortalezas y debilidades con la consecuente consolidación de la autoestima. «La llama simboliza el amor como infinita energía que se produce cuando es positivo», añade.

Las cuatro nuevas esculturas intentan fomentar relaciones sanas y evitar las que puedan ser tóxicas

decoration

El camino fluye hasta un marco de hierro en el que se perfilan 13 rosas y 3 mariposas. La escultura se abre a  un balcón con proyección hacia el Mediterráneo que invita al visitante a disfrutar de la mirada hacia el futuro y consolidarse como protagonista de relaciones sanas.

El espacio del tipi se abrirá en primavera bajo el lema «Conta’m», una invitación a denunciar cuanto sea necesario para forjar la sociedad saludable en todos los aspectos. 

Para no perderse detalle, el recorrido cuenta con códigos QR desde los que se orienta al visitante con informaciones, consejos, sugerencias y reflexiones entorno a la consolidación de una nueva forma de amar. 

Otras propuestas

Pero ésta no es la única ventana que ofrece el paraje a la reflexión, en unos tiempos de postpandemia en los que esta montaña es ideal para todo un trabajo de crecimiento persona que libre de ataduras y nudos mentales.  

 La escultura «Present, passat i futur» abre el espacio de diálogo como la «Cadira Carmelina»; asimismo, el Passeig de les Dones y el Jardí de les Cinc Roses componen un tablero expresivo único. «La Rodana es un verdadero símbolo de la igualdad. Tras numerosos proyectos e intervenciones hemos generado espacios de conciencia contra la violencia de género y en favor de esta nueva forma de amar; Faura mira hacia el futuro desde la equidad y la apuesta firme por su entorno como espacio de aprendizaje y convivencia», añadía Consol Duran.

De este modo, el Parc de la Rodana aúna compromiso medioambiental, cívico y social con el potencial que puede suponer en clave didáctica. El visitante del paraje natural experimenta, camina, escucha e interioriza lemas, mensajes y vivencias que conformarán un municipio tolerante, dinámico y dialogante. De ahí que los primeros visitantes de la nueva senda sobre el amor hayan sido los estudiantes del colegio público Sant Vicent Ferrer. «Una vez más, son los más pequeños los protagonistas de nuestras propuestas, la educación es la base de una sociedad democrática y consecuentemente igualitaria», concluía la impulsora del proyecto.

 Por su parte, desde la comunidad educativa del colegio público Sant Vicent Ferrer han enfatizado el poder empático del proyecto al mismo tiempo que destacan la necesidad de educar desde los primeros pasos en la igualdad. «No podemos olvidar que precisamente en la infancia es cuando se consolidan sentimientos, configuraciones de la autoestima que pueden desembocar en conductas inapropiadas en la edad adulta. De ahí que trabajemos el proyecto y consideremos un pilar esencial este nuevo camino didáctico», explican desde el centro.

Faura, que vive hoy  un momento esencial en su calendario, el Dia de la Fira de Nadal, mira cada vez más a su montaña de la Rodana como eje vertebrador de salud y generador de aprendizajes. 

Compartir el artículo

stats