Este martes juega España contra Marruecos. No puedo dejar de recordar los momentos vividos junto a todos los que me acompañaron en el viaje del No Sólo Fútbol Sagunto, aquel equipo que logró victorias sociales al alcance de muy pocos privilegiados. Lo que empezó con el objetivo de ser elequipo de mi hijo que no debía de participar en competiciones terminó siendo la mayor victoria social que el fútbol podía ofrecer.

Empiezo recordando una de las últimas alineaciones del No Sólo Fútbol Infantil, conformado por los que iniciaron el viaje del No Sólo Fútbol uno años antes. En el 11 inicial cuento hasta 7 jóvenes de origen marroquí. Zacariae, Ayman, Ayoub, Moounir, Ayoubi, Youness, Raghib. Aquel día sólo teníamos un suplente, Mohamed. De los 7, uno ha vuelto a emigrar, ahora a Francia, controla 5 idiomas y sigue sus estudios, Me indica mI hijo, que sigue quedando con él cuando viaja a España de vacaciones, que le cuenta que No Sólo Fútbol sigue en su corazón y que conserva su camiseta, la cual sigue enfundando de vez en cuando a pesar de que cada vez se le hace más difícil. Otros siguen sus estudios y alguno ya está pensando en incorporarse al mundo del trabajo o ya lo está haciendo.

La vida del migrante suele ser un viaje de ida y vuelta pero, en ocasiones, pasa a ser un viaje sin rumbo. De Marruecos a España y de España a Marruecos, aunque a veces tienes que optar por seguir el viaje hacia Francia, Bélgica, Alemania, Noruega o Suecia... Huyendo de un país, Marruecos, que no ofrece futuro a su pueblo. Cuando te cuentan cómo funciona Marruecos entiendes algunas imágenes de actualidad.

Al conocer que España va a jugar contra Marruecos, mi primer deseo es que, gane quien gane, no se reproduzcan las imágenes del post partido Marruecos Bélgica de la fase de grupos. Creo que la sociedad española afrontó de manera diferente a lo que lo hizo Bélgica el fenómeno migratorio árabe. Nuestra cultura no es tan distante de la suya. En Sagunto, al igual que en la provincia de Castellón y en muchas poblaciones valencianas y españolas, existe un alto procentaje de personas de origen marroquí. No todos son sólo Marroquís. Muchos han nacido Españoles y otros han adquirido la nacionalidad española. El partido del próximo martes debe de ser otro ejemplo más de integración. Tanto a los Marroquís como a los Españoles nos gusta hablar de fútbol. Ando por la calle y veo a una mujer con velo dialogando con una mujer valenciana. Desde hoy hasta el próximo miércoles es la imagen que anhelo ver, que de un partido de fútbol sólo nazcan conversaciones futboleras como las que nacen alrededor de un Barça-Madrid.

De los 7 chavales del No Sólo Fútbol que antes he mencionado, unos cuantos han adquirido la nacionalidad española. Algunos nacieron en Marruecos, otros nacieron en España. Pero en un momento de sus vidas sus familias optaron por elegir la nacionalidad del país que les estaba acogiendo, España.

Cuando Álvaro, mi hijo, me dijo que quería jugar a fútbol, con 7 años, le indiqué que si quería jugar a fútbol le iba a construir un equipo pero que no iba a jugar ligas. Le indiqué que sabía cómo hacerlo pero que necesitaba su ayuda. Debía de hacer de seleccionador nacional en el patio de su colegio, el Colegio Villar Palasí de Sagunto. A lo largo de unas pocas semanas fue corriendo la voz y en el primer entrenamiento me presentó a unos 17 niños de 7 años, chicos y chicas. Ello significaba que había logrado captar la atención de más de la tercera parte de los niños que conformaban ese curso, había tres clases, dos de Valenciano y una de Castellano. Yo lo llamo la discriminación lingüistica. Tiempo después tanto Álvaro como yo fuimos elegidos democráticamente para formar parte del Consejo Escolar sin formar parte de ninguna Asociación de Padres de Alumnos, fútbol y política, el poder del fútbol.

En la Selección de Álvaro estaba Ayoub. Me contaba Álvaro que Ayoub era de lo mejorcito que podíamos encontrar, no sólo en el patio sino en cualquier lugar en el que se pudieran construir porterías de fútbol. Hoy, 10 años después sigue su sueño del fútbol, el sueño del fútbol del No Sólo Fútbol. Sigue su camino en el Juvenil de División de Honor del Roda (Villarreal), la elite del fútbol, un lugar para privilegiados. Facebook me recuerda que en el primer entrenamiento, su padre, al que no conocía de nada, me lo confío para que se viniera en mi coche, que se convirtó durante muchos años en el autobús de la selección, desde la puerta del colegio hasta el campo de fútbol. Desde aquel día Ayoub se convirtió en una especie de hijo del fútbol. Sus padres siempre confiaron en mí. Hasta los 11 años, alevínes, no compitió en liga. Disfrutábamos de cada entrenamiento convirtiéndolo en la final del mundial que se reproducía cada semana. Los partidos servían para corregir comportamientos. En la mayoría de partidos Ayoub terminaba enfadándose con Mounir. Mi rol pasaba por sentarlos y dialogar. Unos años después los rivales le infringían multitud de patadas sin que cayera en la provocación. En su último año con el No Sólo Fútbol, antes de firmar por el Villarreal, Ayoub no compitió. A pesar de ello tanto él como sus padres siguieron confiando en mí, en el No Sólo Fútbol. Llegado el momento hice la primera y única llamada que he realizado para pedir que un equipo de la élite incorpore a un jugador. El Villarreal era el club elegido. Un jugador del No Sólo Fútbol sólo podía recalar en el mejor club de Europa en materia formativa. La respuesta fue que podía probar en un torneo de Semana Santa. Unos pocos años más tarde está en la élite del fútbol y es Español, ha adquirido nuestra nacionalidad, y Marroquí. Ejemplo de Integración. De él depende ahora... Y del furbor...

Al terminar el primer año de infantiles No Sólo Fútbol se retiró de todas las competiciones organizadas por la Federación Valenciana de Fútbol. Habíamos reivindicado que las trabas burocráticas que se ponían a niños de origen extranjero y que vulneraban nuestra Constitución Española, martes se celebra su día, debían de desaparecer. Tanto la Consellera de Igualdad, la hoy dimitida Mónica Oltra, como el Director General de Deportes y los más altos mandatarios federativos miraron hacia otro lado. Sólo debían de cumplir la Ley. No era una cuestión económica, la cuestión se limitaba a respetar derechos FUNDAMENTALES. Fue el único no que No Sólo Fútbol recibió en toda su existencia. Pero era el no de la exclusión, el no a la integración. O todos o ninguno. Y nos fuimos del mundo del fútbol. Nos autoexcluímos. Ello me lleva a recordar a dos Mounires, el nuestro y el que jugó en el Barça que no podrá jugar el próximo miércoles con Marruecos. Con él estuvimos en el Hotel de Concentración de la Selección Española en la única convocatoria que le ha privado de dos mundiales con su otro país, Marruecos.

Cuando digo que los integrantes del No Sólo Fútbol fueron unos privilegiados es la auténtica realidad. ¿A cuántos chavales de Valencia conocéis a los que el Seleccionador Nacional, D. Vicente Del Bosque, les haya permitido pasar una tarde en el interior del Hotel de la Selección con él, con Munir y con Casillas? Al conocer que Munir había sido convocado decidí que Mounir debía de conocer al otro Munir. Por circunstancias de la vida tenía el teléfono de D. Vicente del Bosque. Le envié unos pocos Whatsapps a los que no contestó. Se acercaba la fecha del partido y no llegaba respuesta alguna. Aquella madrugada de domingo debía de buscar la forma. Me acordé del lema de Obama para ganar las elecciones en USA y pensé que me podía funcionar. Así que fuí rotundo... YES WE CAN!!! Y sobre las 08.00 de la mañana D. Vicente del Bosque me invitaba a que le llamara antes del mediodía para contarle. Nos invitó a romper la barrera de seguridad del hotel y por la tarde allí estábamos, disfrutando de la estancia en un hotel 5 estrellas junto a nuestros ídolos.

Al terminar la visita le pedí al seleccionador un último favor, unas entraditas para el partido. Me dijo que cuántas necesitábamos. Le dije que 150. Me miró con cara de incredulidad indicando que eran muchas. Le contesté que en No Sólo Fútbol o ibamos todos o no iba nadie. Al día siguiente D. Vicente nos había preparado las 150 entradas. Como sobraban unas pocas No Sólo Fútbol invitó a los compañeros de curso del Colegio Villar Palasí de Sagunto que quisieran acompañarnos. El fútbol sirve para unir, compartir, no para dividir. Unos años después los que dirigen nuestro mundo, políticos y mandatarios federativos, nos invitaron a dividir a nuestra juventud. Dimití del mundo del furbor. O todos o ninguno.

Martes juega España con Marruecos. Hagamos de este partido el partido de la integración. Demos ejemplo al resto de Europa, Francia y Bélgica deben de terminar teniéndonos envidia. Les hablaría del día que Feghouli vino a dar con nosotros una charla de integración a todo el colegio, pero es franco argelino y el martes juega España-Marruecos.

El fútbol, un juego para unir.