El Ayuntamiento de Sagunt se ha encontrado con las primeras fisuras serias a la hora de abordar la llegada de Volkswagen a Parc Sagunt II. Después de que el tripartito diera luz verde a un informe desfavorable a la construcción de una planta solar asociada a la gigafactoría, Iniciativa Porteña ha mostrado sus "profundas" discrepancias con este rechazo.

Además de lamentar que PSPV, Compromís y EU hayan actuado de espaldas a la oposición sin tratar el asunto en junta de portavoces o comisión de Urbanismo, los segregacionistas reclaman al equipo de gobierno que "den alternativas, porque saben que es necesario que la planta fotovoltaica esté a un máximo de 10 kilómetros de la megafactoría para considerarla de autoconsumo. Sin embargo, -el tripartito- se limita a decir que no, con las consecuencias negativas que puede traer este tipo de alegaciones", en palabras de Manuel González.

Para justificar esta postura, el concejal de Urbanismo, Quico Fernández, explica que "las dimensiones -cerca de 4 millones de metros cuadrados- son incompatibles con nuestro planeamiento urbanístico, puesto que la ocupación de suelo es desmesurada y no se justifica que sea imprescindible. La gigafactoría puede funcionar con energía procedente de otras zonas con menos impacto territorial y el único criterio que pueden poner encima de la mesa es la oportunidad económica".

El exalcalde y portavoz de Compromís per Sagunt añade que esta planta fotovoltaica "está originada en compromisos adquiridos por la Generalitat con la empresa. La inversión es importantisima y tenemos que buscar un acuerdo. Es hora de que la Generalitat y también la empresa entiendan la postura municipal. Nosotros hemos sido muy responsables, hemos colaborado, hemos buscado alternativas y se ha llegado a esta propuesta que no satisface jurídica ni técnicamente a los intereses municipales".

Frente a estas palabras el concejal de IP apunta que "no es correcto decir que la planta solar no es necesaria para la gigafactoría, eso ya lo sabemos. Lo que ocurre es que, para recibir los fondos PERTE, es necesario que una parte importante del consumo eléctrico parta del autoconsumo, así que lo que esperamos es que den alternativas".

"Guiño" a agricultores y ecologistas

Además de recordar que el pronunciamiento municipal no es vinculante y la Generalitat tiene la última palabra, González apunta que el rechazo del tripartito "más bien parece un guiño a los agricultores que no están de acuerdo, al igual que a alguna entidad ecologista que ya ha mostrado su malestar".

El portavoz de IP concluye que "el Puerto siempre ha tenido vocación industrial. Hemos aceptado empresas químicas, térmicas o industria pesada. Ahora se plantea una gigafactoría, que supone futuro para nuestro pueblo. El camino debe ser la sostenibilidad, en todos los aspectos, por lo que sugiero al equipo de gobierno que se deje de tonterías que saben de sobra que no tienen ningún recorrido".