Adiós a los 'Ludi' marcados por la obra en el Teatro Romano

La reparación de la tarima retrasó el calendario habitual de un festival grecolatino que ha revitalizado Sagunt

Mónica Arribas

Los Ludi Saguntini dijeron ayer adiós a su XXV edición, después de una semana llenando de cultura y buen ambiente todo el casco histórico de Sagunt, con más de 10.000 alumnos venidos hasta de Canarias.

El intenso calor estos días no ha impedido que el certamen haya vuelto a destacar «por su calidad», tanto por las obras representadas en el Teatro Romano para estudiantes de secundaria como por el «éxito» de los talleres de Cultura Clásica, que incluían a los de primaria. Así lo han coincidido en señalar a Levante-EMV los presidentes de las dos asociaciones de profesores que lo organizan, Prósopon Sagunt y Ludere et Discere, junto al edil de Educación, José Manuel Tarazona, al tiempo en que remarcaban los aforos del Teatro Romano al completo y los 120 universitarios que han hecho de monitores de los talleres.

Ayer, al margen de actividades en latín, no faltó la tradicional «Pompa» que esta vez se dedicó a Enrique Martínez Cossent, expresidente de Ludere et Discere e impulsor de los talleres, hace 25 años. El desfile recorrió parte de la calle Castillo hasta el Teatro Romano, donde se entregaron los premios del Certamen Hermes.

Obras de la tarima paradas

Además de cumplirse el 25 aniversario de los talleres, esta edición ha venido marcada por la necesidad de compatibilizar su realización con las obras que la Conselleria de Cultura está llevando a cabo para cambiar la tarima del Teatro Romano; unos trabajos que se han paralizado durante toda la duración del festival, como confirmaron a este diario desde el departamento autonómico.

Esto ha hecho retrasar el festival de su fecha habitual, que siempre suele ser entre Fallas y Pascua por un motivo claro: El no interferir en las actividades académicas del tercer trimestre.

Aún así, el balance de las dos asociaciones es positivo y sólo se empañaba por lo ocurrido ayer, cuando un profesor jubilado falleció en el Teatro Romano, en plena representación, y ello obligó a suspenderla, dejando un sabor amargo.

Suscríbete para seguir leyendo