La instalación de tres macrofotovoltaicas proyectadas en Sagunt se complica

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) declara la caducidad de los permisos de acceso imprescindibles para colocar las placas en más de un millón de m2. La asociación de vecinos afectados espera que la Conselleria lo ratifique.

Terrenos donde se ha previsto la planta fotovoltaica.

Terrenos donde se ha previsto la planta fotovoltaica. / Tortajada

Mónica Arribas

Las tres macrofotovoltaicas proyectadas en más de un millón de metros cuadrados de Sagunt, que afectaban a viviendas diseminadas de zonas de montaña, lo tienen cada vez más complicado para hacerse realidad. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha declarado la caducidad de los permisos de acceso para dos de ellas, lo que en la práctica las imposibilita y hace inviable también la instalación de una tercera.

La medida supone anular las autorizaciones que necesitan las plantas bautizadas como 'Morvedre 6' y 'Morvedre 7' para poder transportar la energía eléctrica que generan, según los documentos a los que ha tenido acceso Levante-EMV. Esto es todo un contratiempo para la empresa que las impulsaba, Renovalia, y viene a dar la razón a la asociación de afectados constituida en la población en cuanto se empezó a conocer la iniciativa. Sin embargo, también implica un freno a la de Morvedre 8, que carecía de línea de evacuación propia y aprovechaba la prevista en 'Morvedre 7', una última planta que, como publicó este diario, iba a suponer una inversión 35 millones de euros.

La asociación de vecinos afectados celebra la decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y destaca que sus resoluciones «confirman los hechos ya informados en fecha 23/03/2023 a la Administración Autonómica y a Red Eléctrica de España, como gestor de la red, que suponían la caducidad de los permisos de acceso desde fecha 28/02/2023, para que se procediera a caducar los expedientes por las graves deficiencias observadas, ya que incumplían la mayoría de legislación aplicable a estas instalaciones». En este sentido, recuerda que «las subestaciones y líneas de evacuación se proyectaban sobre parcelas y viviendas particulares, además de la falta de documentación ambiental, memoria de protección del patrimonio arqueológico, estudio de paisaje y otras carencias graves, como fotos sacadas directamente de Google Streetview, sin más trabajo en campo de los proyectistas».

El paso dado por la Comisión complica las tramitaciones iniciadas por un grupo, Renovalia, que ya ha visto desestimados otros cinco proyectos que presentó en Sagunt. De hecho, como ya informó este diario, en su día impulsó ocho parques fotovoltaicos en la localidad, con un total situado en torno a 400 MW (megavatios), pero divididos en 50 MW (que ocupan una extensión de hasta 75 campos de fútbol).

Esto último, según explicaban desde la asociación de afectados, permitía que la competencia de tramitación y autorización fuera autonómica, en lugar de estatal, "pese a que la ubicación de las plantas era contigua". Todo ello implicaba un enorme despliegue de infraestructuras en más de mil hectáreas de suelo agrícola situado en los términos municipales de Sagunt, Alfara de la Baronia, Albalat dels Tarongers, Petrés y Gilet, concretamente, en la zona del Camino Viejo de Teruel y Camí de Vorajunta (carretera que va Les Valls a Torres-Torres) bajo la montaña de Rubio y cercana al río Palància.

Recreación de las plantas previstas.

Recreación de las plantas previstas. / Levante-EMV

Como apuntaban desde la asociación de afectados, es un lugar "de alta capacidad agrológica, con campos en producción mayoritariamente de cítricos, que contiene además yacimientos arqueológicos y el Castell de Cárcel, catalogados dentro del Patrimonio Cultural Valenciano". Sin embargo, en este espacio se habían previsto líneas de alta tensión de más de 50 kilómetros de longitud y 220.000 voltios para la evacuación de la energía, además más varios grupos de centros de transformación y subestaciones eléctricas.

Confianza en la conselleria

Desde la asociación de afectados esperan ahora que la dirección general de Energía y Minas de la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo ratifique de manera definitiva la caducidad de los permisos de acceso a las dos macroplantas previstas en Sagunt y ello permita "devolver la tranquilidad" a todos los vecinos, al imposibilitar también la de 'Morvedre 8', tal y como ellos pedían.

Junto a ello, confiaban en que los argumentos de la Conselleria para desestimar los proyectos "incluyan los incumplimientos normativos en los que incurrían, para que así los promotores no puedan culpar a la administración de que hayan caducado los expedientes, le exijan por ello una responsabilidad patrimonial y logren que los tribunales les den la razón", apuntaban al tiempo en que indicaban que el reservar la capacidad de la red para futuras instalaciones de fotovoltaicas fue durante un tiempo un lucrativo negocio para quienes querían especular.

Suscríbete para seguir leyendo