"Tenemos dos años para sumar fondo económico"

El entrenador del Fertiberia, Toni Malla, asegura que está ilusionado «al 1.000 %», aunque «lo normal es que esta sea mi última temporada»

Toni Malla, entrenador del Fertiberia BM Puerto.

Toni Malla, entrenador del Fertiberia BM Puerto. / Daniel Tortajada

El Fertiberia BM Puerto no ha necesitado mucho tiempo para recuperarse de una campaña dura, en la que los dos triunfos en Asobal le condenaron al descenso como colista. Con la ilusión renovada y el horizonte puesto en regresar a la máxima categoría, Toni Malla vuelve a ser el encargado de capitanear la nave rojiblanca en un camino que ya ha recorrido y que volverá a emprender el 1 de agosto con el inicio de la pretemporada.

El técnico advierte que la próxima campaña es de reconstrucción, pero con el horizonte puesto en volver a la Liga Asobal

De hecho, el entrenador tortosí reconoce que el planteamiento "es el mismo que hace tres años. Lo primero es reconstruir el equipo y definir el sistema de juego. Al principio costará ganar partidos, porque la División de Honor Plata se ha puesto más exigente, pero empezaremos a funcionar en diciembre o enero. Durante este proceso, nos gustaría estar en la zona alta, pero hay varios equipos con las mismas aspiraciones y presupuestos más altos".

Plantilla cerrada

Con la plantilla cerrada "al 100 %", aunque todavía pendiente de dar oficialidad a las últimas piezas, Malla destaca que "hay cuatro bloques. Por una parte, la gente de casa a la que le ha llegado su momento", como Javier Olivares, que tendrá "un rol más importante", o David García, a los que suman Seke Gallart, Paco Joosten, Mario Rodríguez o Gonzalo Pérez, quienes "ya han pasado por un proceso de mejora y están totalmente preparados para la élite". Un segundo bloque son los "veteranos que llegan y serán los que nos ayuden a ser competitivos lo antes posible" y el tercero "jóvenes que creemos que pueden ser importantes de inmediato". La última parte de la plantilla son los jugadores que se quedan, como Álvaro del Valle, Dani Martínez o Álex Plaza.

Así, para Malla, "tenemos un equipo equilibrado, con dos incluso tres piezas por puesto. Hay gente con perfil defensivo que nos va a venir muy bien, porque debemos crecer desde atrás e ir asentando las bases ofensivas. Eso es lo que nos hizo campeones de Plata hace dos temporadas y lo que nos falló en Asobal". Sobre ese paso por la máxima categoría, en la que el propio entrenador se estrenó, el catalán destaca "el refuerzo del vínculo entre equipo y afición, que está más fuerte que nunca. Después del descenso, lo normal es que hubiera muchas críticas, pero lo único que hemos recibido son mensajes positivos. La grada ha valorado el esfuerzo de un equipo que podría haber luchado por la permanencia sin tantas lesiones y que incluso en cuadro ha competido bien".

Mejor estructura

Otro de los resultados positivos del paso por Asobal es que "nos ha hecho estructurarnos mejor como club". Además de seguir avanzando en esta línea, con "la modernización de las bases logísticas, deportivas y de gestión", Malla tiene claro que "en los dos próximos años tenemos que conseguir más fondo económico. Debemos ir a buscar a las empresas, como me consta que está haciendo la directiva, para ofrecerles unir su nombre a un proyecto ganador y con gran arraigo social".

Toni Malla en un partido de esta temporada.

Toni Malla en un partido de esta temporada. / Pepa Conesa

Pese a iniciar un proyecto de dos años, el entrenador del Fertiberia reconoce que "lo normal es que la próxima sea mi última temporada. No se puede asegurar nada, estoy muy a gusto en el club y todo se puede hablar llegado el momento, pero, a nivel personal, me gustaría asumir otros retos", lo que no evita que "me haya vuelto a ilusionar al 1.000 %". Entre sus principales esperanzas está el proyecto de cantera, que la próxima campaña se espera que dé un salto cuantitativo desde alevines hasta séniors. "La previsión es que crezcamos cerca de un 15 % en el número de jugadores", apunta.

Afición más cerca

Otra circunstancia que favorece el crecimiento del club es la disponibilidad del pabellón polideportivo del Port de Sagunt. Malla reconoce que "estábamos muy acostumbrados al Ovni y es verdad que echamos de menos que la afición esté más cerca. Esperamos que pronto se instalen las gradas supletorias y se acaben las cosas que todavía faltan, pero es evidente que el nuevo pabellón nos beneficia, porque tenemos más espacio y muchos chavales vienen a probar en la escuela por la proximidad".

Futuro garantizado

Sobre el futuro más a largo plazo del Fertiberia, el entrenador tortosí no tiene dudas de que "el club no debe nada a nadie después de 15 años en la élite y eso se valora mucho en el mundo del deporte. La sociedad del Puerto quiere balonmano, como se demuestra con las 2.000 personas que vinieron a vernos contra el Barça con el descenso ya consumado, así que no me puedo imaginar lo que sería con el equipo a mitad de tabla en Asobal. Somos uno de los clubes con un proyecto social más potente, así que queda balonmano para muchos años".